Cultivar cannabis es un arte, y la satisfacción de disfrutar los resultados de la cosecha realmente son indescriptibles. Sin embargo, como cualquier arte, el cultivo de marihuana siempre se puede mejorar aplicando u optimizando las prácticas correctas.

También te puede interesar:

Debido a ello, hoy nos enfocaremos en algunas reglas generales que son imprescindibles para que tus plantas crezcan adecuadamente y estén saludables.

1.- Elige tu variedad con cuidado

Lo primero que debes hacer es elegir qué cepa deseas cultivar. Idealmente, debes buscar una cepa que pueda crecer rápidamente, tenga una alta potencia y produzca muchos brotes. Si bien las plantas femeninas son las que satisfacen todos los criterios mencionados, el truco (a menos que empieces a partir de clones) es conseguir buenas semillas. Para ello, una de las opciones más comunes es comprarlas en línea

2.- Asegúrate de tener suficiente espacio para que tus plantas crezcan

Una vez que hayas elegido tu variedad, lo siguiente que debes hacer es proporcionar suficiente espacio para que tus plantas crezcan adecuadamente.

Esto no solo quiere decir que lo más recomendable es siempre tener una planta por maceta, sino que también estén a una distancia adecuada que permita que tanto la luz como el agua y los nutrientes sean individualmente aprovechables por cada planta (especialmente si cultivas varias plantas en exterior y sin macetas). 

Asimismo, cuida que las raíces se desarrollen correcta y libremente usando los tamaños adecuados de macetas conforme tus plantas crezcan.   

3.- Cuida la calidad del agua 

Para no entrar en complicaciones o gastar dinero en sistemas de riego o productos, te remendamos la manera más simple de aprovechar adecuadamente el agua que todos tenemos disponible: la del grifo. 

Debido a que el agua potable que consumimos contiene cloro, no es muy apta para tus plantas de cannabis. Sin embargo, puedes eliminar este químico poniendo a reposar el agua que usarás para regar tus plantas. Solo ponla en una o varias cubetas a la intemperie y déjalas ahí por 24 horas; el sol se hará cargo de eliminar el cloro. Después de este periodo, el agua estará lista para usarse.

4.- Esfuérzate siempre por aprovechar al máximo la etapa vegetativa

Una vez que tus plantas han desarrollado su propio sistema de raíces, comenzará la etapa vegetativa. Esta es la fase requiere mucha dedicación.

Una planta de marihuana en etapa vegetativa requiere, idealmente, 18 horas de luz. Cuanta más luz tengas, mejor para la planta. Si cultivas en interior, asegúrate de mantener tus niveles de humedad alrededor de 65 por ciento y la temperatura entre 72 y 85° F (22-29°C).

5.- La fase de floración

Este es el momento que todos hemos estado esperando y la fase más importante del cultivo, por lo cual debes cuidar muy bien tus plantas durante esta etapa.

Una vez que tus plantas entran en la fase de floración, deberás utilizar las luces de crecimiento adecuadas para la floración. o exponer tus plantas de exterior a un periodo de de 12 horas de luz por 12 horas de oscuridad. No apresures nada y trata de ajustar los ciclos gradualmente hasta llegar a ese punto.

Después de aproximadamente ocho semanas, tus plantas estarán lista para el último paso: la cosecha.

También te puede interesar:

Si te sirvió esta información, comparte tu experiencia con nosotros en redes sociales. Si prefieres permanecer anónimo, escríbenos un correo electrónico aquí. Queremos escucharte.

Colabora con nosotros. Envíanos tus artículos haciendo clic aquí.

Fuentes: greencamp, diosaverde.

Fuente de imagen: agroinformacion.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí