• Alientan a empresarios, inversionistas y consumidores a reafirmar posturas y reparar los daños causados por la prohibición, entre estos, ayudar a quienes fueron perjudicados por la criminalización.

Un nuevo memorándum, emitido por defensores de la legalización ofrece una perspectiva sobre cómo pueden apoyar las empresas de marihuana, inversionistas y consumidores a mejorar la responsabilidad social en la industria, cada vez más legal.

El documento de cuatro páginas, presentado por Drug Policy Alliance (DPA), propone pautas para ayudar a evaluar si una empresa está operando de manera que reconoce los daños históricos e injusticias causadas por la prohibición. Específicamente, el memorándum les pide a los actores de la industria que analicen con mayor detenimiento sus posturas políticas, operaciones internas y prácticas, ya sea que su compañía respalde a las nuevas empresas de marihuana que están por venir y cómo invierten en las comunidades locales en las que operan.

El documento señala:

Reparar los daños de la prohibición conlleva:

  1. Asegurarse de que el daño no continúe.

  2. Apoyar el desarrollo de un registro histórico preciso de los daños causados por la prohibición de la marihuana, incluida la forma en que ha oprimido a las comunidades negras y marrones.

  3. Crear iniciativas de apoyo que promuevan un remedio para los daños del pasado.

La DPA, junto con el Proyecto de Políticas de Marihuana, ha sido una fuerza impulsora en los movimientos de financiación que pasan por medidas de votación la legalización de la marihuana y los proyectos de ley de cannabis a través de las legislaturas estatales. Sin su trabajo, el mercado del cannabis legal en Estados Unidos sería mucho menor, si es que existiera.

Justin Strekal, director político de NORML, quien mantiene una red de defensa de base a través del país que ha ayudado a impulsar la legalización, afirma:

“La reforma de la política de marihuana no se hizo para hacer que la gente sea rica. Se hizo para acabar con la opresión de quienes eligen consumirla. Si bien la reforma ha llevado a un mercado en crecimiento, trágicamente, la opresión continúa e incluso es perpetuada por algunos en la propia industria”.

Otras medidas que abordan los costosos efectos de la guerra contra las drogas, según las pautas de la DPA, incluyen oponerse a cualquier regla o ley que intencionalmente excluya a quienes han sido arrestados o condenados por cargos relacionados con la marihuana por trabajar en la industria y/o invertir en las comunidades y que han sido impactados de manera desproporcionada por la aplicación de las leyes y la creación de oportunidades para ayudar a las personas de comunidades marginadas a participar en la industria.

También te puede interesar

“Los daños de la prohibición de la marihuana han sido devastadores, especialmente para las personas negras y morenas que han sufrido tasas dramáticas de arresto, criminalización masiva, vigilancia policial, confiscación de propiedades con poco o ningún proceso y deportaciones a gran escala. Dada esta historia, aquellos que invierten y operan en el sector del cannabis tienen cierta responsabilidad de apoyar la reparación de los daños de la prohibición”. dijo María McFarland Sánchez-Moreno, directora ejecutiva de la DPA en un comunicado. La organización sugirió una lista de preguntas para que las empresas consideren sobre una variedad de temas; entre ellos, si apoyan el crecimiento en el hogar ―lo que garantiza el acceso para aquellos que no pueden pagar la marihuana al por menor o viven demasiado lejos de un dispensario―; a quiénes contratan y si admiten niveles de licencia escalados.

Otras preguntas incluyen:

  • ¿Su compañía apoya un mercado de marihuana libre y justo que no le da ventajas desproporcionadas?

  • ¿A qué causas o candidatos está donando dinero la empresa?

  • ¿Tiene la compañía una política contra los empleados de pruebas de drogas?

  • ¿Es la empresa una corporación de beneficio social?, ¿sin ánimo de lucro?, ¿cooperativa? ¿O colectivo? Si no, ¿qué porcentaje de sus ganancias se dona a organizaciones sin fines de lucro?

Jag Davies, director de estrategia de comunicaciones de la DPA, dijo que las nuevas pautas son parte de un cambio más amplio en el trabajo de la organización en los últimos años. Enfatizó las disposiciones de justicia racial y restaurativa en cualquier proyecto de ley de legalización en el que estén involucrados.

Davies en una entrevista a Marijuana Moment, explicó:

“Comenzó con la Proposición 64 en California en 2016, donde desempeñamos un papel importante al asegurarnos de que contara con una serie de disposiciones de justicia penal y justicia restaurativa que otras facturas de legalización anteriores no tenían”.

Asimismo, afirma que ese trabajo continúa con sus campañas de legalización en Nueva York, Nueva Jersey y Nuevo México; además, agregó:

“El debate realmente no es sobre si la legalización va a suceder. Es ‘cómo va a suceder’ y en qué medida va a reparar los daños de la criminalización y en qué medida se va a reparar el daño entre las personas que fueron las más perjudicadas por la criminalización de la marihuana”.

La Asociación Nacional de la Industria del Cannabis, que trabaja para representar los intereses de los negocios legales de cannabis, también dijo en un comunicado que la organización “apoya plenamente la responsabilidad social y la equidad en la industria, así como la reparación de los daños causados por la prohibición.

“Continuaremos promoviendo esos valores a nuestros miembros”.

Además de apoyar el cultivo limitado en el hogar y la legislación federal como la Ley de Justicia de Marihuana, la asociación también ayudó a la Asociación de Minorías de Cannabis a elaborar una ordenanza, modelo de equidad social para ciudades, la cual ya fue publicada.

Sin embargo, hay un largo camino por recorrer antes de que todos los principales actores de la industria del cannabis comiencen a caminar, afirman los defensores.

“La Drug Policy Alliance identificó correctamente uno de los mayores problemas que surgieron en el movimiento de reforma: es una farsa ver a los líderes de negocios ganar millones de dólares y presumir de lo buenos que son mientras no hacen nada para detener la práctica de arrestos en un estado cercano o para brindar integridad a sus vecinos que han tenido sus vidas destruidas o destruidas por la criminalización”. dijo Strekal, de NORML.

También te puede interesar

Si te sirvió esta información, comparte tu experiencia con nosotros en redes sociales. Si prefieres permanecer anónimo, escríbenos un correo electrónico aquí. Queremos escucharte.

Colabora con nosotros. Envíanos tus artículos haciendo clic aquí.

Fuentes: drugpolicy.org, drugpolicy.org, NORML, marijuanamoment.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí