Los entusiastas del cannabis han mostrado recientemente un gran interés por los árboles bonsái de cannabis, por lo que hemos decidido abordar este tema en profundidad.

También te puede interesar:

¿Qué es exactamente un bonsái?

Para quienes no lo saben, la palabra bonsái, traducida directamente del japonés, significa “plantado en un recipiente”. Sin embargo, la Real Academia Española (RAE), define esta palabra como una “planta ornamental sometida a una técnica de cultivo que impide su crecimiento mediante corte de raíces y poda de ramas”. En pocas palabras, un bonsái es un árbol o planta que se desarrolla en miniatura. 

Al cultivar una planta en un recipiente pequeño (cualquiera que sea), limitas su capacidad de almacenar grandes cantidades de nutrientes y de tener un gran sistema de raíces. Estas limitaciones son los aspectos más importantes del cultivo de un árbol bonsái.

El arte del bonsái se originó en China hace unos dos mil años, en donde se le conoce como Penjing, un objeto de culto para los monjes taoístas. Para ellos estos árboles miniaturas eran símbolo de eternidad y representaban un puente entre lo divino y lo humano, el cielo y la tierra. 

Asimismo, la posesión y cuidado de los bonsáis estuvo asociada durante siglos a la nobleza. De acuerdo con la tradición, quienes podían conservar un árbol en maceta tenían asegurada la eternidad. Así fue como los monjes empezaron a disponer árboles pequeños en vasijas a lo largo de las escaleras de los templos. 

Características de un bonsái

Es importante tener en cuenta que los bonsáis no se manipulan genéticamente para reducir su tamaño, y en realidad cualquier tipo de árbol podría usarse para crear un bonsái. Naturalmente, algunas especies son mucho más adecuadas para esto que otras.

Para que el bonsái resulte lo más perfecto posible, se deben usar plantas que tengan un tronco leñoso, y preferiblemente aquellas que tengan hojas más pequeñas por defecto, o plantas que tengan hojas de tamaño reducible, por lo cual el cannabis es un prospecto perfecto.

Cultivar un árbol de bonsái saludable implica mucha poda y cableado de ramas, lo que limita la cantidad de fertilizantes y muchos otros detalles precisos, haciendo que cultivar un bonsái sea una tarea muy laboriosa y exigente, pero eso es justo lo más gratificante de cultivar un bonsái (además de obtener una planta ornamental de aspecto magnífico).

La misma filosofía Zen podría aplicarse cuando estamos cultivando un nuevo árbol de bonsái de cannabis, porque el tiempo y esfuerzo que dedicas a este ser vivo dará como resultado una relación más personal y atractiva con tu planta, y el tiempo que trabajes en ella estará lleno de paz y serenidad.

Entonces, ahora que nos hemos familiarizado con la historia y las características fundamentales de la tradición del bonsái, podemos pasar a la parte práctica de esta guía.

Cómo cultivar un árbol bonsái de cannabis 

Para cultivar tu propio canna-bonsái, necesitarás lo siguiente:

  • Una planta joven de cannabis en una maceta (un clon pequeño, por ejemplo).      
  • Taladro eléctrico.
  • Alambre cubierto de plástico. 
  • Una estaca (vara o palito) de madera. 

Instrucciones

1.- Perfora la maceta

Comienza perforando numerosos agujeros desde todos los lados superiores de la maceta (a través de ellos pasará el alambre cubierto de plástico) para suspender las ramas de tu canna-bonsái en la dirección deseada.

Consejo: verifica que los agujeros sean lo suficientemente anchos para el alambre, así no tendrás que perder tiempo ampliándolos después.

2.- Entrenamiento del tronco

El aspecto más importante para que tu planta de cannabis se vea como un árbol bonsái es clavar una estaca o vara de madera al lado del tronco, la cual se utilizará para colocar el tronco en la dirección que desees, lo que le dará a tu planta una apariencia exótica inusual.

Para evitar posibles daños a la raíz, presiona muy suavemente la estaca de madera hacia abajo en el sustrato junto al tronco de tu planta, y una vez que hayas dirigido el tronco de la manera que deseas, átalo con el alambre a uno de los agujeros más cercanos que has perforado previamente en la maceta.

Consejo: asegúrate de no atar con demasiada fuerza, y siempre deja un poco de espacio extra para que el troco se expanda en tamaño.

3.- Entrenamiento de ramas

Lo siguiente que debes hacer es atar las ramas de tu planta. Esto se logra de la misma manera que con el tronco, por lo que cuando visualices en qué dirección deseas que vayan las ramas, átalas con el alambre y conéctalas con los agujeros que previamente taladraste en la maceta.

Nuevamente, asegúrate de dejar un poco de espacio extra mientras realizas el cableado, para que las ramas puedan crecer sin interrupciones y sin una constricción excesiva.

Consejo: si deseas que tus ramas sean más horizontales, átalas con más fuerza, y si las quieres en un estilo vertical más tradicional, mantén la tensión del cableado más ligera.

4.- Poda de ramas

A medida que tu canna-bonsái se desarrolle y se haga más grande, deberás limitar el número de ramas podándolas.

Esto preservará ese aspecto personalizado de bonsái, pero al mismo tiempo conservará una cantidad óptima de flujo de aire, evitando que se humedezca demasiado y desarrolle moho.

Consejo: asegúrate de podar solo las ramas nuevas; si cortas alguna rama importante, retrasarás en gran medida el crecimiento de tu canna-bonsái.

5.- Cosecha

Una vez que tu canna-bonsái alcance la etapa de floración, lo cual puedes determinar viendo los tricomas en sus brotes. (Cuando estos tricomas se vuelvan de color blanco cremoso, es hora de cortar los brotes.)

Una vez que puedas separar el tallo fácilmente de la rama, siguen los procesos típicos posteriores a la cosecha: secado y curado. Si quieres información acerca de cómo seguir estos pasos, te sugerimos que visites nuestra guía de curado y secado. Por otra parte, si el método tradicional de secado te parece que dura una eternidad y deseas agilizarlo, considera curar tus brotes con agua consultando esta guía

Consejo: Recuerda que curar el cannabis es importante y puede marcar la diferencia entre un cannabis de baja potencia a uno de calidad superior.  

También es posible mantener vivo tu canna-bonsai para la próxima y todas las otras temporadas por venir. Vamos a mostrarle cómo puedes extender la vida de tu planta, ya que puede florecer durante muchos años.

¿Cómo conservar mi canna-bonsái?

Cuando el bonsái esté listo para cortarse (cosechar), retira la parte superior (⅓ de la planta; el área donde estarán todos los brotes masivos).

Asimismo, el centro (o área central) de la planta, necesita estar muy recortado, y todas las hojas amarillas viejas deben ser removidas.

En cuanto a la parte inferior de la planta, no debes quitar los pequeños brotes de esta sección, ya que son fundamentales para provocar el proceso de regeneración.

Una vez que hayas completado todo esto, es hora de configurar tu canna-bonsai en etapa vegetativa, lo que significa más de 18 horas de luz más una cantidad sustancial de nitrógeno para iniciar la fase de vegetación.

También toma en cuenta que tu planta no requerirá tanta agua como la que usaste durante la etapa de floración, así que riégala una vez y repite una vez que esté seca.

La regeneración hará maravillas por el aspecto de tu canna-bonsai, porque no tendrás que comenzar a cultivar uno nuevo cada vez que coseches sus brotes, y además se volverá más hermoso con el tiempo.

Desafortunadamente, es posible que haya una disminución en la potencia de sus brotes después de cada floración. Sin embargo, recuerda que el objetivo final de un canna-bonsai no es realmente la potencia que pueden tener sus brotes, sino el tiempo y el esfuerzo que dedicas a cultivar y lograr un diseño maravillosamente intrincado.

También te puede interesar:

Si te sirvió esta información, comparte tu experiencia con nosotros en redes sociales. Si prefieres permanecer anónimo, escríbenos un correo electrónico aquí. Queremos escucharte.

Colabora con nosotros. Envíanos tus artículos haciendo clic aquí.

Fuentes: greencamp, rae, wikipedia, diosaverde.

Fuente de imagen: softsecrets, semillasdemarihuana, cannabislandia, feminizadas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí