En este artículo te explicamos por qué es importante el trasplante progresivo, a la vez que ofrecemos información sobre por qué varios tamaños de contenedores benefician ciertas etapas de crecimiento. Finalmente, revisaremos algunas técnicas para trasplantar con éxito el cannabis.

También te puede interesar:

La importancia de trasplantar

Algunos productores inicialmente siembran sus semillas en contenedores grandes para evitar el proceso de trasplante. La desventaja de esto es que las raíces se suspenderán en una gran cantidad de tierra y es posible que no absorban toda la humedad. Esta humedad asentada puede conducir a la pudrición de raíz.

Por esta razón, la mayoría de los productores optan por comenzar las plántulas en recipientes más pequeños antes de trasplantarlas gradualmente a sus macetas finales.

Al cultivar cannabis en contenedores, la limitación número uno para el desarrollo de las plantas radica en la expansión de la raíz. Las raíces necesitan expandirse y desarrollarse para que una planta crezca y florezca. Los contenedores determinan la cantidad de espacio disponible para que crezcan las raíces, y el cannabis requiere trasplantarse para alcanzar su máximo potencial.

Además, cuando los sistemas de raíz superan su entorno y no tienen suficiente espacio para expandirse, pueden quedar atrapados. Los síntomas de una planta con raíces atrapadas incluyen:

  • Nuevo crecimiento endeble
  • Producción de flores atrofiadas
  • Decoloración del tallo (enrojecimiento)
  • Sensibilidad a los nutrientes
  • Deficiencia de nutrientes

Una planta con las raíces atrapadas o comprimidas también puede parecer poco regada. Si una planta requiere riego una o más veces al día, esto puede significar que necesita un trasplante. Las plantas que continúan creciendo con las raíces atrapadas están en riesgo de deficiencia de crecimiento y enfermedad, y pueden morir.

Mover gradualmente las plantas de contenedores más pequeños a otros un poco más grandes permitirá que se desarrollen las raíces, mientras aprovechas al máximo tus contenedores. Cuando las plantas estén listas para pasar a la etapa de floración, deben tener mucho espacio en sus macetas de acabado para que las raíces se desarrollen plenamente.

¿Cuándo es el momento adecuado para el trasplante?

Una vez que las semillas de cannabis germinan, están listas para ser puestas en tu primer contenedor. En este punto, el productor debe decidir cómo y cuándo se realizará el trasplante.

Aquí hay algunos indicadores de que tus plantas de cannabis están listas para un nuevo contenedor:

  • Número de hojas: las plantas jóvenes sembradas en pequeños contenedores están listas para ser trasplantadas después de que hayan germinado 4-5 juegos de hojas. Esto puede variar en algunas cepas, pero en este punto, las raíces generalmente han crecido demasiado en su copa de inicio.
  • Desarrollo de la raíz: al verificar las perforaciones en el fondo de un contenedor, una planta debe tener un sistema de raíces sano y visiblemente blanco. Cualquier decoloración u oscurecimiento puede indicar que se debe realizar un trasplante de inmediato.
  • Etapa vegetativa: muchos optan por trasplantar a una maceta de acabado en las últimas dos semanas de crecimiento vegetativo antes de que una planta pase a la fase de floración. En este punto, una planta explotará tanto en tamaño como en volumen y requerirá una cantidad sustancial de espacio para el desarrollo de la raíz.

¿Cuánto espacio necesitan mis plantas de cannabis?

No solo ciertas cepas de cannabis requieren más espacio que otras, sino que los productores inevitablemente trabajarán dentro de los parámetros de su propio cultivo ¿Cuánto espacio tienes disponible en tu espacio de cultivo?

Las plantas de interior de tamaño mediano tienden a no necesitar más que un recipiente de 3 a 5 galones como maceta de acabado en la etapa de floración. Por otro lado, las plantas grandes al aire libre pueden requerir contenedores mucho más grandes para alcanzar su potencial gigante.

Al trasplantar, se recomienda dar a las plantas al menos el doble del espacio de su contenedor anterior. Esto reduce la cantidad de veces que debes realizar un trasplante y, por lo tanto, minimiza el riesgo de “shock de trasplante”, que puede ocurrir cuando una planta experimenta un estrés extremo por la alteración de la raíz.

En caso de duda, siempre opta por un poco más de espacio del necesario. Una planta tiende a requerir 2 galones de tierra por cada 12 pulgadas de crecimiento que logra durante su ciclo vegetativo. Conocer la altura potencial de la cepa que planeas cultivar es una consideración útil. 

Cómo trasplantar cannabis

El proceso de trasplantar no está libre de riesgos. El shock de trasplante puede ser increíblemente perjudicial para el crecimiento y desarrollo de una planta, incluso mortal en algunos casos. Sin embargo, a través de una ejecución adecuada, el proceso de trasplante debería beneficiar a la planta, lo que lleva a un desarrollo de raíces más fuerte y una producción de flores más saludable.

Primer trasplante

Las plantas jóvenes se deben sembrar originalmente en un recipiente del tamaño de una taza Solo. Este recipiente inicial debe ser adecuado durante algunas semanas antes de que se necesite un trasplante. Una vez más, el primer trasplante debe ocurrir después de que las plántulas hayan germinado su 4to o 5to conjunto de hojas.

Después de verificar el desarrollo de la raíz y confirmar que la planta está comenzando a llenar la cuenca con raíces sanas, es hora de elegir un contenedor sucesor.

1.- Lávate las manos y / o usa guantes para evitar la contaminación de las raíces delicadas. Mantén el entorno lo más higiénico posible.

2.- Trata de no regar las plantas el día antes de su trasplante. Esto permitirá que la tierra se pegue un poco cuando la retires del contenedor de arranque.

3.- Asegúrate de que la maceta receptora se haya llenado con tu medio de cultivo y que haya suficiente espacio para trasplantar de forma segura.

4.- No molestes ni dañes las raíces al trasplantar. El primer trasplante presenta el mayor riesgo de shock, y esto ocurre como resultado directo del daño a la raíz y la agitación.

5.- Evita la luz intensa al trasplantar. Esto ayudará a prevenir el shock del trasplante también.

6.- Siempre administra una cantidad saludable de agua después de un trasplante.

Trasplante en etapa vegetativa

Después del trasplante inicial, todos los demás deben basarse en la expansión de la raíz hasta que se seleccione un contenedor final. Recuerda, una planta tiende a requerir 2 galones de tierra por cada 12 pulgadas de crecimiento que logra durante su ciclo vegetativo.

Las plantas deben maximizar el espacio en sus contenedores actuales antes de elegir uno nuevo. Este proceso puede continuar mientras el productor tenga la intención de mantener su planta en estado vegetativo. A menudo, las plantas “madre”, utilizadas para la clonación, se trasplantan en macetas más grandes para que puedan continuar vegetando durante largos períodos de tiempo.

1.- Revisa siempre tus plantas para detectar síntomas de angustia o raíces superpobladas.

2.- Si administras nutrientes, deben reducirlos a la mitad antes del trasplante para evitar el shock.

3.- Evita empacar demasiado el medio de cultivo en un recipiente durante y después del trasplante. Esto puede comprometer el drenaje y dañar el sistema de raíces.

Un contenedor de acabado es el lugar de espera final para una planta durante su ciclo de floración. Este será el contenedor más grande utilizado durante el crecimiento, y se recomienda encarecidamente que las plantas se coloquen en macetas de acabado antes de la etapa de floración.

1.- No trasplantes después de que haya comenzado el ciclo de floración de la planta. El shock de trasplante puede paralizar el desarrollo temprano que experimenta una planta durante esta fase.

2.- Da a la planta al menos 1-2 semanas después de un trasplante antes de iniciar la floración.

3.- Ten mucho espacio disponible en el contenedor final para que una planta se desarrolle completamente. Para interiores, esto significa 3-5 galones dependiendo de la selección de la cepa. Para exteriores, se recomiendan contenedores de más de 5 galones (nuevamente, dependiendo de la cepa).

4.- Las plantas más grandes pueden requerir estacas y otros mecanismos de soporte para evitar daños estructurales durante y después de los trasplantes.

Si se realiza correctamente, los beneficios del trasplante pueden ser profundos. Hay mucho espacio para la personalización cuando se trata de la progresión del trasplante, con diferentes sistemas que se adaptan a varios estilos de cultivo y opciones de contenedor. El aspecto más importante de una rutina de trasplante exitosa es que el productor obtiene lo que quiere de su cultivo y aprovecha al máximo el rendimiento los contenedores con los que elige cultivar.

También te puede interesar:

Si te sirvió esta información, comparte tu experiencia con nosotros en redes sociales. Si prefieres permanecer anónimo, escríbenos un correo electrónico aquí. Queremos escucharte.

Colabora con nosotros. Envíanos tus artículos haciendo clic aquí.

Fuentes: leafly, diosaverde.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí