Según la Academia Estadounidense de Medicina del Dolor, más de 1,500 millones de personas en todo el mundo padecen dolor crónico. Es la causa más común de discapacidad a largo plazo en los Estados Unidos, que afecta a unos 100 millones de estadounidenses.

También te puede interesar:

¿Qué es el dolor crónico?

Todos experimentamos dolores y molestias ocasionales. De hecho, el dolor repentino es una reacción importante del sistema nervioso que ayuda a alertarnos sobre posibles lesiones. Cuando ocurre una lesión, las señales de dolor viajan desde el área lesionada hasta la médula espinal y hacia el cerebro.

El dolor generalmente se volverá menos intenso a medida que la lesión se cura. Sin embargo, el dolor crónico es diferente del dolor típico. Cuando sientes dolor crónico, tu cuerpo continúa enviando señales de dolor al cerebro, incluso después de que se cura una lesión. Esto puede durar varias semanas o años. El dolor crónico puede limitar tu movilidad y reducir tu flexibilidad, fuerza y ​​resistencia. Esto puede hacer que las tareas y actividades diarias sean difíciles de superar.

El dolor crónico se define como el dolor que dura al menos 12 semanas. Dicho dolor puede sentirse agudo, causando una sensación de ardor o dolor en las áreas afectadas. Puede ser constante o intermitente, yendo y viniendo sin ninguna razón aparente. El dolor crónico puede ocurrir en casi cualquier parte del cuerpo y sentirse diferente en las diversas áreas afectadas.

Algunos de los tipos más comunes de dolor crónico incluyen:

  • Dolor de cabeza
  • Dolor posquirúrgico
  • Dolor postraumático
  • Dolor de espalda baja
  • Dolor de cáncer
  • Dolor de artritis
  • Dolor neurogénico (dolor causado por daño nervioso)
  • Dolor psicógeno (dolor que no es causado por una enfermedad, lesión o daño nervioso)

¿Qué causa el dolor crónico?

El dolor crónico generalmente es causado por una lesión inicial como un esguince de espalda o un tirón muscular. Se cree que el dolor crónico se desarrolla después de que los nervios se dañan. El daño a los nervios hace que el dolor sea más intenso y duradero. En estos casos, tratar la lesión subyacente puede no resolver el dolor crónico.

En algunos casos, sin embargo, las personas experimentan dolor crónico sin ninguna lesión previa. Las causas exactas del dolor crónico sin lesión no se conocen bien. El dolor a veces puede ser el resultado de una afección de salud subyacente, como:

  • Síndrome de fatiga crónica: caracterizado por un cansancio extremo y prolongado que a menudo se acompaña de dolor.
  • Endometriosis: un trastorno doloroso que ocurre cuando el revestimiento uterino crece fuera del útero.
  • Fibromialgia: dolor generalizado en huesos y músculos
  • Enfermedad inflamatoria intestinal: un grupo de afecciones que causan inflamación crónica dolorosa en el tracto digestivo
  • Cistitis intersticial: un trastorno crónico marcado por presión y dolor de la vejiga.
  • Disfunción de la articulación temporomandibular: una afección que causa dolor al hacer clic, abrir o bloquear la mandíbula
  • Vulvodinia: dolor crónico de vulva que ocurre sin causa obvia

¿Quién está en riesgo de sufrir dolor crónico?

El dolor crónico puede afectar a personas de todas las edades, pero es más común entre adultos mayores. Además de la edad, otros factores que pueden aumentar el riesgo de desarrollar dolor crónico incluyen:

  • Tener una lesión
  • Haber sido sometido a una cirugía
  • tener sobrepeso u obesidad

¿Por qué cada día más pacientes usan marihuana medicinal para tratar el dolor crónico?

Un nuevo estudio, publicado en la revista Health Affairs, encontró que más de 62 por ciento de las personas que usan marihuana medicinal lo hacen para tratar el dolor crónico. La investigación tenía como objetivo determinar exactamente cómo es que las personas utilizan marihuana medicinal para aliviar su dolor.

Metodología

Los autores del estudio observaron los datos del registro estatal para determinar qué condiciones califican para el tratamiento con cannabis medicinal. Descubrieron que 20 estados y Washington, D.C., tenían datos sobre el número total de pacientes, mientras que 15 estados tenían datos sobre condiciones calificadas informadas.

Posteriormente, compararon toda esta información con los datos presentados en un extenso informe de 2017 de las Academias Nacionales de Ciencia, Ingeniería y Medicina, que es una revisión de 10,000 resúmenes científicos sobre los efectos en la salud del cannabis recreativo y medicinal.

Los resultados

Los autores descubrieron que había 641,176 pacientes registrados de cannabis medicinal en 2016 y 813,917 un año después, en 2017, pero creen que ese número es menor que el número real de personas que usan marihuana medicinal.

Los datos mostraron que 85.5 por ciento de estas personas con licencia para tomar marihuana medicinal la usaban para buscar tratamiento para “afecciones basadas en evidencia”. El dolor crónico se situó en la parte superior de la lista, con 62.2 por ciento de las personas que lo consumían para tratar su dolor.

Además, el dolor crónico es ciertamente un problema común. En 2018, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) publicaron un informe donde se estima que 50 millones de estadounidenses, o un poco más de 20 por ciento, tienen algún tipo de dolor crónico. Estos datos provienen de la Encuesta Nacional de Salud de 2016 realizada por los CDC.

Asimismo, el alto número de personas con dolor ha desencadenado la epidemia de opioides, con cada vez más estadounidenses que usan y se vuelven adictos a medicamentos recetados para tratar su dolor crónico.

En 2015, los CDC informaron que las sobredosis de drogas causaron 52,404 muertes. De ese número, 33,091 involucraron el uso de opioides.

Estas cifras han llevado a la comunidad médica a buscar alternativas a estos medicamentos. Y es donde el cannabis medicinal ha encontrado un nicho como tratamiento potencial.

Consejos para utilizar cannabis medicinal y tratar el dolor crónico

1.- Dosis no siempre significan mejores resultados

Muchos pacientes y algunas investigaciones sugieren que la microdosificación constante de cannabis puede ser el mejor enfoque para controlar el dolor. Los receptores de cannabinoides pueden sobreestimularse con dosis altas repetidas de cannabis, lo que hace que se vuelvan menos sensibles. A medida que aumenta nuestra tolerancia, también lo hace el potencial para la recaída de síntomas incómodos. 

La microdosificación, o consumir dosis muy pequeñas ayuda a evitar que estos receptores se saturen en exceso, al tiempo que proporciona una base terapéutica constante. Esto permite a los pacientes reservar dosis más altas solo para brotes severos, sin el mismo potencial para una tolerancia que aumenta rápidamente.

2.- Aprende a sintonizarte con tu cuerpo 

Como paciente de cannabis, es fácil sentirse abrumado por todas las cepas, productos y métodos de entrega disponibles en el mercado. De hecho, si le preguntas a 10 personas el mejor producto de cannabis para aliviar el dolor, es probable que te encuentres con 10 respuestas diferentes. 

En lugar de centrarte en rastrear la mejor medicina, aprende cómo sintonizar tu cuerpo y usarlo como una herramienta para guiar tus elecciones de cannabis hacia adelante. Usar una bitácora o realizar inventarios internos regulares son métodos útiles para aumentar la conciencia corporal.

3.- Considera el CBD

Los pacientes a menudo recurren a los productos dominantes de THC para el dolor crónico, suponiendo que la “potencia” más alta significa un mejor alivio del dolor, pero este no es siempre el caso. Agregar CBD junto a nuestras dosis de THC puede ayudarnos a lograr un mejor alivio del dolor. 

En muchos casos, los pacientes encuentran que perfeccionar su relación CBD: THC requerirá que usen menos THC para obtener los mismos beneficios, ya que el CBD ayuda a aumentar la ventana terapéutica. El CBD también tiene poderosas propiedades antiinflamatorias, siendo la inflamación un proceso subyacente en muchos síndromes de dolor crónico. Si actualmente no estás tomando ninguno, intenta agregar una tintura de CBD oral derivada de cannabis (con grasa) 2-3 veces por día. El CBD tiene efectos acumulativos, y la mayoría de los pacientes encuentran beneficios dentro de las 4 o 6 semanas de consumo regular.

4.- Concéntrate en conciliar el sueño

El sueño es uno de los componentes más debilitantes de la vida con dolor crónico. Cuando tenemos dolor es difícil dormir y cuando no dormimos nuestro dolor aumenta. Es un ciclo interminable. Afortunadamente, el sueño es un área relativamente fácil para que la mayoría de los pacientes puedan marcar cuando se trata de cannabis. Las cepas ricas en THC con en los terpenos dominantes mirceno y linalool (normalmente índica) tienden a producir los mejores efectos de sedación. Tienden a ser calmantes, mientras ayudan a los músculos y la mente a relajarse y descansar. 

Muchos pacientes prefieren la dosificación oral para los efectos de acción prolongada (6-8 horas). Las cepas o productos ricos en el cannabinoide CBN también pueden ayudar a conciliar el sueño, ya que es conocido por su efecto tipo sedante.

 5.- Experimenta con diversas vías de administración y productos 

 El dolor crónico tiene muchas capas y diferentes tipos. Tomar un enfoque multifacético, tanto dentro como fuera del cannabis, puede ayudar a los pacientes a controlar mejor su dolor mientras se sienten mejor en general. Muchos pacientes encuentran un gran alivio aplicando tópicos de cannabis para el dolor irruptivo o parches transdérmicos durante brotes severos. También puedes incorporar las propiedades de psicoactividad y relajación del cannabis en la meditación, el yoga y otras prácticas de manejo del dolor mental y corporal. Experimenta con una variedad de métodos y productos hasta que encuentrea la mejor combinación que cubra tus necesidades.

También te puede interesar:

Si te sirvió esta información, comparte tu experiencia con nosotros en redes sociales. Si prefieres permanecer anónimo, escríbenos un correo electrónico aquí. Queremos escucharte.

Colabora con nosotros. Envíanos tus artículos haciendo clic aquí.

Fuentes: healthline, painmed, healthaffairs, cdc, flmedcannabis, diosaverde.

Fuente de la imagen: thecannabisweb, royalqueenseeds, as, genehtik, elremedionatural.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí