No es nuevo saber que la marihuana mejora notablemente las relaciones sexuales; pero ¿te habías preguntado qué bioquímicos, receptores y hormonas estimula en tu cuerpo para lograr esto?

El cerebro     

Tanto hombres como mujeres tenemos una hormona sexual llamada progesterona, la cual es un esteroide natural de gran relevancia. Y aunque hay otras hormonas más vinculadas con el deseo sexual, de acuerdo con Óscar Castillero Mimenza, psicólogo y redactor especializado en Psicología Clínica, la progesterona ha demostrado en diversas investigaciones tener una relación con el nivel, la vivencia del deseo sexual y la sensualidad en el cerebro.

Una vez aclarado qué es la progesterona, pues resulta que los cannabinoides principales de la marihuana como el THC y CBD están muy ligados a esta hormona. El CBD, abundante en las cepas índicas, se encarga de impedir que ciertas enzimas metabolicen la progesterona; por lo tanto, al evitar la recepción de la progesterona y además saturar sus receptores no inhibidos con THC, es cuando podría producirse el efecto afrodisíaco, ya que esta hormona regula la libido.

También te puede interesar:

Según el Medical Daily, el cannabis es un  ansiolítico natural: “Tiene un efecto relajante y calmante que estaría asociado a una importante disminución de la ansiedad”, pues el THC interactúa con un neurotransmisor llamado andanamina, creando una sensación de felicidad y relajación.

Además, de acuerdo con Mitch Earleywine, profesor de la State University of New York, quien ha publicado múltiples estudios sobre el efecto del cannabis en la mente, la marihuana activa un receptor cerebral llamado CB1, el cual aumenta la disposición a tener sexo.

El cuerpo

Por otra parte, la marihuana también aumenta la segregación de estamina, una sustancia segregada por nuestro cuerpo relacionada con la fortaleza física, la capacidad de resistir esfuerzos físicos y relacionada con el deseo y la actividad sexual. Resumiendo: aumenta la duración de las relaciones sexuales.

Asimismo, el cannabis provoca una mayor sensibilidad al relajar los músculos, por lo que te prepara a disfrutar más intensamente las caricias, besos y toda la gama de actividades que tu cuerpo puede disfrutar.

Quizás te interese:

Si te sirvió esta información, comparte tu experiencia con nosotros en redes sociales. Si prefieres permanecer anónimo, escríbenos un correo electrónico aquí. Queremos escucharte.

Colabora con nosotros. Envíanos tus artículos haciendo clic aquí.

Referencias: Pousta, Psicología y mente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí