Falsificadores internacionales producen réplicas, emulando los productos de algunas marcas de cannabis famosas para vapear en California. Posteriormente, los venden abiertamente en las redes sociales, inundando los mercados negros de todo el mundo.

En California puedes encontrar una gran diversidad de cartuchos para vapear de la marca King Pen, con variantes índicas, sativas e híbridas. Vienen impresos con las advertencias de rigor impuestas por el estado de California y el logotipo de la compañía caracterizado por un rey de ojos rojos… ¡Inconfundible!

Pero como la mayoría de las cosas que suenan demasiado buenas para ser verdad, el auge del mercado negro no es siempre lo que parece. Con toda probabilidad, el cannabis que hemos vapeado muchos, es pirata: con medio gramo de concentrado de un cannabis no regulado y no son nunca lo que afirman los envases de marca. Sobre todo si lo hemos adquirido a menor costo.

Al igual que muchas de las cosas que se pueden comprar en línea y hasta en algunos mercados como zapatos, bolsos y una infinidad de artículos que se ofrecen a precios mucho más bajos que los originales, varias compañías legales de cannabis han sido víctimas de falsificación. La marca, empaque y etiquetas podrían engañar a casi cualquiera y han causado una avalancha de cartuchos piratas para vapear llenos de aceite de cannabis no probado y vendido en todo el mundo.

También te puede interesar:

La moda de vapear y la piratería

Los cartuchos de vapeo precargados, o carts ―como se les conoce regularmente―, han tenido una presencia cada vez mayor en el mercado legal de cannabis desde los primeros días de la legalización del uso recreativo en California. Inicialmente, se producían con una mezcla de aceite de hash butano y cortado con glicerinas de grado alimenticio. Sin embargo, la industria ha mejorado, pues ahora emplea métodos de extracción más avanzados, con cartuchos llenos de un destilado infundido con terpeno o resina viva ―en su gran mayoría―. Actualmente, los carts casi han reemplazado los sistemas de vapeo que utilizan hierba seca. En California, el contenido de los cartuchos se prueba en laboratorios aprobados por el estado, quien debe garantizar que estén libres de pesticidas, agentes de corte, metales pesados y otros contaminantes.

Asimismo, los cartuchos desechables tienen una gran demanda en los mercados legales e ilegales de cannabis, lo que permite a los habitantes de East Coast, Midwesterners y a los fumadores internacionales poder vapear libremente sin llamar la atención de la policía o compañeros de trabajo, pero a diferencia de los clientes en los mercados legales que pueden confiar en las regulaciones de prueba y licencias exigidas por el estado para informar sus compras de vapeo, los usuarios de cannabis en los estados de prohibición deben aceptar todo lo que ofrece su distribuidor.

Réplicas especializadas (clones) y sobreproducción de cannabis legal.

Últimamente los vendedores ilegales de parafernalia canábica han mejorado el contenido de carts con puntas de plástico y cartuchos con boquillas de metal o cerámica, empaquetados con la etiqueta y presentación que la misma marca que encuentras en dispensarios legales.

Según LA Times, California produjo unos 10 millones de libras más de marihuana de lo que se consumió legalmente dentro de las fronteras del Estado Dorado. Esto arroja luz sobre el peor secreto oculto de la comunidad del cannabis: la mayor parte de la ganja en el mercado negro de Estados Unidos proviene de cultivadores, expertos en extracción y productores de destilados en la costa del Pacífico. Y dada la naturaleza compacta de los carts para vapear, su relativa falta de olfato y su parecido con los vapores de nicotina totalmente legales, los productos son perfectos para ser trasladados a través del país vía correo y USPS.

Por supuesto que las regulaciones del  cannabis, así como la supervisión gubernamental han logrado reprimir hasta cierto punto las ventas en el mercado negro de proveedores legales con licencia durante el último año. Sin embargo, el suministro de carts “de marca” para vapear en el mercado negro parece haber aumentado. Para saber cómo, todo lo que tienes que hacer es abrir Instagram.

Bajo nombres de usuarios como @ vapen.cbd.thc, @cartridge_vape_factory y @ dreamervapor01, los mayoristas del mercado negro publican fotos y videos de grandes cantidades de cartuchos vacíos y empaques de tres marcas exitosas con sede en California; en particular, King Pen, Brass Knuckles y Heavy Hitters, así como una serie de otras etiquetas de vapeo menos conocidas. Existen docenas de páginas casi idénticas en las redes sociales, cada una de las cuales solicita mensajes directos para obtener información sobre los pedidos e incluye números de WhatsApp y direcciones de Hotmail en sus biografías. Al igual que King Pen, las fotos de Instagram presentan todos los nombres de cepa imaginables, con un empaque constantemente actualizado con pegatinas holográficas, etiquetas de advertencia apropiadas para el estado y gráficos impresos en el cart para que coincidan con sus contrapartes legítimas.

Como la mayoría de los productos electrónicos de consumo vendidos en Estados Unidos, los cartuchos y otros artículos de vapeo se producen en China. En Alibaba, puedes encontrar fácilmente cartuchos clonados de Brass Knuckles y King Pen.

Cartuchos originales rellenos de contenidos dudosos

En su mayor parte, los carts de contrabando se venden vacíos, concediendo a los distribuidores del mercado negro internacional la oportunidad de llenar cartuchos originales con cualquier cosa que puedan tener en sus manos, disfrazando el destilado potencialmente plagado de pesticidas, aceites muy cortados, sintéticos, cannabis o cualquier número de brebajes químicos.

Incluso sin acceso directo a los contrabandistas internacionales, la naturaleza abierta de las ventas por internet en sitios como Alibaba ofrece al público una ventaja en el comercio de cartuchos falsificados. En TNVape.com, hay un mayorista de vapeo con presencia considerable en Instagram. Los clientes pueden pedir cartuchos falsos de King Pen por 1.25 dólares por pieza, en presentaciones de medio y un gramo. Los pedidos mínimos comienzan en mil cartuchos, pero TNVapes no establece un límite máximo. En el mismo sitio, las cantidades al por mayor de Brass Knuckles son vendidas en 1.65. El mercado pirata está tan saturado que se pueden encontrar los carts vacíos en EBay y Amazon.

Con tantas falsificaciones inundando el mercado negro, y sin pruebas de potencia o pesticidas a la vista, las marcas que se han elevado a la cima de la industria legal de California ya están adquiriendo reputaciones confusas en los estados de prohibición.

Y en todo el país la historia es la misma, tanto en Nueva York, Dallas, Miami y otras ciudades donde la prohibición impera. Por ejemplo, buscando  Brass Knuckles o King Pen en newyork.craigslist.org, puedes encontrar vapeos listos para soplar desde 30 a 90 dólares por cartucho. El empaque es familiar, pero al igual que el resto de los aceites no probados del mercado negro, el contenido de los carts en Craigslist sigue siendo un misterio.

A medida que continúa la expansión gradual de la legalización del cannabis en Estados Unidos, la demanda de productos de cannabis con una marca reconocible solo crecerá presumiblemente en el futuro. Hasta que finalmente se elimine la prohibición a nivel federal, parece que un obstinado ejército de falsificadores internacionales estará a un clic de distancia, esperando ayudar a los distribuidores del mercado negro de todo el mundo a saciar esa sed de marca.

No todo lo que brilla es oro.

También te puede interesar:

Si te sirvió esta información, comparte tu experiencia con nosotros en redes sociales. Si prefieres permanecer anónimo, escríbenos un correo electrónico aquí. Queremos escucharte.

Colabora con nosotros. Envíanos tus artículos haciendo clic aquí.

Fuentes: Merry Jane.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí