“No hay nada como una taza de café para estimular las células del cerebro”,
Sherlock Holmes.

Para algunas personas, tomar café podría ser la manera más estimulante e inspiradora de comenzar el día; mientras que para otras pudiera significar un modo excelente de concluirlo. En cualquier caso, el café es un ingrediente básico en millones de alacenas alrededor del mundo. Si a esto añadimos unos gramos de nuestra preciada marihuana, la cual también cuenta con millones de seguidores, los resultados serían épicos, ¿verdad?

¿Cuándo tomas café? ¿por la mañana?, ¿por la tarde? ¿Por la noche? Quizás si te gusta mucho lo bebes varias veces al día y casi con seguridad también habrá un objetivo específico para cada una de estas tazas, incluso si no lo sabes conscientemente.

Y aún hay otra pregunta: ¿cuántos cafés sociales bebes? Es decir, ¿con qué frecuencia te encuentras con alguien para tomar un café? En tales casos, el objetivo es diferente, aunque por lo general es para pasar un buen rato, igual que cuando fumas cannabis y ríes con tus amigos.

También te puede interesar:

Asimismo, hay quienes son conocedores del café: saben qué tipo de grano comprar, el tipo de tostado, etc.; pues bien, añadamos a esto el conocimiento de determinadas cepas y tendremos una mezcla fantástica y personalizada, acorde a tus necesidades y los efectos que deseas obtener.  

Por ejemplo, para los cafés tostados ligeros, que generalmente son mucho más ácidos, pero con un sabor más dulce, una variedad de Skunk encajaría a la perfección, pues aumentará el sabor del café, pero contrarrestará la acidez.

Sin embargo, si prefieres cafés tostados fuertes, podría servirte una cepa Blueberry, cuyo sabor afrutado irá maravillosamente bien con este tipo de amargura.

Sin más preámbulos, vayamos a la preparación de nuestro café de marihuana.

Ingredientes

  • 3 tazas de agua.

  • Café.

  • Mantequilla o aceite de coco.

  • Medio gramo de cannabis.

Modo de preparación:

  1. Muele finamente el cannabis. Puedes utilizar un grinder (molinillo) para facilitar las cosas.

  2. Una vez que hayas triturado bien el cannabis, calienta las 3 tazas de agua y ponlas a hervir. No olvides agregar aceite de coco o mantequilla (lo que hayas elegido).

¿Por qué debe añadirse aceite de coco o mantequilla? Porque estos ingredientes absorberán los cannabinoides perdidos durante la cocción. De lo contrario, no lograrás los efectos esperados.

  1. Agrega el cannabis machacado al agua y déjalo reposar a fuego lento por 40 minutos. Revuelve ocasionalmente.

  2. Una vez transcurrido ese lapso, deberás colar la mezcla. Asegúrate de exprimir el sobrante del colador para aprovechar lo más posible los cannabinoides. Como consejo adicional, para homogeneizar aún más la mezcla, puedes meterla en una licuadora.

  3. Prepara el café con el agua obtenida ¡Y Listo! Ahora puedes disfrutar de tu café de cannabis frío o caliente.

Toma en cuenta que al igual que cuando consumes marihuana ingerida en algún alimento sólido, con nuestro de café de cannabis también el efecto es mucho más largo, y puede tardar de 40 a 90 minutos en aparecer, dependiendo de la persona y la variedad utilizada, así que te sugerimos que vayas lentamente.

Una vez que tengas tu propio café de cannabis, podrás regular su sabor añadiendo miel o canela. Por supuesto, también puedes usar azúcar, aunque te animamos a que lo comas sin nada, para que puedas disfrutar el café y la marihuana en el paladar.

¡Que disfrutes tu café!

También te puede interesar:

Si te sirvió esta información, comparte tu experiencia con nosotros en redes sociales. Si prefieres permanecer anónimo, escríbenos un correo electrónico aquí. Queremos escucharte.

Colabora con nosotros. Envíanos tus artículos haciendo clic aqui.

Referencia: pevgrow

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí