Los libros japoneses se leen al revés (de atrás hacia adelante). La escritura, comprende tres sistemas diferentes. Su manera de comer, sentados en el tatami o suelo, así como el profundo respeto que tienen por los ancianos, son algunas características de la cultura japonesa. Si bien sus hábitos y actitudes son muy diferentes a los nuestros, no dejan de resultar interesantes. Por lo tanto, estamos seguros que te gustará saber cómo ha sido la relación entre el cannabis y el pueblo del Sol Naciente.

La historia de la marihuana en Japón

Te sorprenderá que ciertos vestigios arqueológicos han demostrado que los japoneses conocen el cannabis desde el Neolítico y lo usaban como alimento. Esto tiene una explicación lógica, tomando en cuenta que el primer brote de marihuana del que se tiene registro germinó en China; concretamente en el Himalaya. Los japoneses tuvieron amplio contacto con los chinos. Su escritura kanji y costumbres provienen de los chinos, por lo tanto, también la marihuana.

También te puede interesar:

Por otro lado, el clima japonés es de los más adecuados para el cultivo de cannabis. Prácticamente crece de forma natural, sin intervención humana ni químicos. Por ello, al igual que Corea y China, Japón tiene una antigua relación con el cáñamo, ligada incluso a algunos cultos religiosos.

Asimismo, debes saber que tanto en Japón como China usaban el cannabis con fines medicinales. Lo empleaban para el asma, problemas de la piel, picaduras venenosas, como afrodisíaco para aumentar la vigorosidad del hombre y a manera de laxante. Como dato adicional, las monedas japonesas durante el feudalismo, eran fabricadas con cáñamo. También elaboraban prendas de vestir y sandalias con hemp.

El cáñamo también jugaba un importante papel en la vida religiosa. En el sintoísmo era la mismísima representación de la pureza y fecundidad. Los monjes utilizaban el cannabis en sus meditaciones.

Legalidad japonesa

Hay dos cosas muy importantes que debes saber si decides ir a Japón. La primera, quitarte los zapatos al entrar una casa. Esto demuestra que valoras a los mayores y respetas la armonía acústica zen del hogar al no hacer ruido pisando los tatami de madera. Segunda: no se te ocurra fumar weed en la calle. Ya verás por qué.

Hace muchos años, los japoneses consumían cannabis recreativo, aunque en mucha menor cantidad que los europeos o americanos. De igual modo, como ya te mencionamos, empleaban la hierba de manera terapéutica y el cáñamo para hacer sandalias. Al concluir la Segunda Guerra Mundial, en 1945, los estadounidenses llegaron ante el pueblo vencido con el concepto de prohibición total de cannabis. Desde entonces, el consumo de marihuana en Japón está muy penalizado. Mientras muchos países consideran la vía de la legalidad en materia de cannabis, el gobierno nipón es sumamente rígido e inflexible en su postura de cero tolerancia.

Está permitido cultivar, aunque con muchas restricciones y obteniendo licencia. El consumo de cannabis y cualquier otra droga está completamente prohibido. Si un ciudadano japonés es sorprendido en vía pública, las autoridades podrían imponerle hasta 7 años de cárcel. Existen testimonios que afirman que algunos extranjeros que han trasgredido la prohibición, han tenido que enfrentar a diferentes multas. El consumo se realiza de manera clandestina en el interior de las casas.

Irónicamente, a pesar del excelente clima para cultivar cannabis en Japón, los japoneses no siembran el cannabis ilegal que consumen. Para adquirirlo deben acudir al mercado negro, donde los iraníes son los principales proveedores de una hierba muy cara y de pobre calidad.

A manera de información complementaria, para mostrarte el nivel de rigidez en cuanto a prohibición, en mayo de 2018, la simple respuesta rebelde de un joven a la policía hizo que las autoridades se escandalizaran y encendieran los focos rojos. El hecho ocurrió así:

12 jóvenes fueron detenidos en el distrito de Kochi, al sur de Japón, por posesión de cannabis. Una vez presos, un policía les preguntó por qué le habían comprado la marihuana a una persona identificada como integrante de la mafia Yakuza. Uno de los jóvenes respondió: “queríamos ser como músicos extranjeros, entonces, fumamos marihuana”.

Asimismo, los delitos relacionados por marihuana han aumentado en Japón. En 2017, fueron detenidas 3 mil 8 personas; 417 más que el año anterior.

Artistas y músicos famosos, también han tenido que pasar duras experiencias por quebrantar la prohibición. El ex Beatle, Paul McCartney, estuvo preso durante 10 días en 1980 por desobediente: las autoridades encontraron marihuana en su equipaje. Mick Jagger y su grupo Rolling Stones, tuvieron que esperar varios años hasta obtener visas para presentarse en Japón a debido a su fama de consumir drogas.

Sin embargo, no todo es tan malo como parece. En 2016, el aceite de CBD medicinal fue legalizado. Una empresa australiana ha sido la pionera en incursionar al inflexible marco prohibicionista de Nipón. Makoto Matsumaru, director de Elixinol Japón, comenta:

“Elixinol ha estado suministrando productos de aceite de cáñamo a Japón durante más de tres años, sin embargo, hasta ahora no hemos podido comercializar activamente la gama de productos. La aprobación para comercializar nuestras Hemp Oil Drops es una gran victoria para la industria del cáñamo y llega después de muchos meses de trabajo con las autoridades pertinentes para obtener la autorización”.

Para finalizar, te habíamos comentado que el cultivo de cannabis era legal en Japón, aunque con muy marcadas restricciones y obteniendo una licencia. Pues bien, una asociación de santuarios sintoístas de la provincia de Mei, se presentó ante las autoridades para solicitar licencia de cultivo. En sus ritos, deben elaborar con cáñamo, entre otros artículos, los shimenawa (unas cuerdas tradicionales que cuelgan en la entrada de sus santuarios).

Después de un intento infructuoso, durante la segunda visita de la asociación, el gobierno local aprobó la solicitud, pero con la condición de que el suministro fuera limitado a dos santuarios, incluido el Tado Taisha en la ciudad de Kuwana, además de que se construyan vallas de dos metros de altura o más y se instalen cámaras de seguridad alrededor de los cultivos.

Esperemos que nunca vuelva a haber otra campaña de criminalización y prohibición del cannabis como la ejecutada por Estados Unidos desde los años 30, pues en Occidente, apenas hasta estos días se empieza a disolver y con ello la tendencia de legalización continúa su avance. Sin embargo, todo indica que la prohibición estadounidense llegó a Japón para quedarse.

También te puede interesar:

Si te sirvió esta información, comparte tu experiencia con nosotros en redes sociales. Si prefieres permanecer anónimo, escríbenos un correo electrónico aquí. Queremos escucharte.

Colabora con nosotros. Envíanos tus artículos haciendo clic aquí.

Fuentes: Pevgrow, lamarihuana.com.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí