Por una u otra razón, algunas naciones con grandes explosiones demográficas están viendo disminuir sus poblaciones.

El país más revelador en este contexto es Japón. A partir de 2018, el número promedio de niños nacidos en el país había disminuido durante 37 años consecutivos. El país ha buscado métodos alternativos para compensar la reducción de la población. Esto incluye el uso de robots como parte de su fuerza laboral. El gobierno también ha decidido atraer a la población restante, ofreciendo beneficios financieros para alentar a las personas a procrear.

También te puede interesar:

Estados Unidos también ha visto una disminución. Este país, actualmente se encuentra en su cuarto año de nacimientos decrecientes. En 2018, el número total cayó 2 por ciento con respecto al año anterior, lo que representa aproximadamente 3,788,000 nacimientos. Esta cifra es el total del año más bajo para el país en 32 años.

Las razones de la disminución varían según el país. Sin embargo, varias justificaciones parecen superponerse al discutir el trabajo y la economía.

En Japón, las posibles razones incluyen jóvenes con exceso de trabajo y poco románticos. Aunque otros informes han indicado lo contrario: la falta de trabajo. En Estados Unidos, algunas causas posibles incluyen aspectos positivos, como una disminución en el embarazo adolescente. Luego están los negativos de larga data, como la incertidumbre económica y el estancamiento salarial a largo plazo.

Incluso cuando una familia intenta concebir un hijo, el proceso puede ser una prueba. Mientras que algunas encontrarán el éxito en poco tiempo, otras pueden pasar meses o años tratando de concebir. En promedio, una mujer de 25 a 35 años tiene 20 por ciento de posibilidades de quedar embarazada en cada ciclo. Para cuando tienen 40 años, el número cae al ocho por ciento.

Cannabis y fertilidad… Evidencia en contra 

Con el cannabis de moda, algunos consumidores han comenzado a preguntarse si la hierba puede afectar su fertilidad. 

Al respecto, los profesionales médicos parecen tener opiniones diferentes. Algunos apuntan a la evidencia de que el consumo de cannabis podría ser beneficioso. Otros, citan hallazgos que sugieren que el cannabis debe ser excluido cuando se trata de concebir. Mientras tanto, algunos médicos creen que no hay conexión entre la marihuana y la fertilidad.

La evidencia de la endocrinóloga reproductiva con doble certificación, Jennifer Hirshfeld-Cytron, por ejemplo, sugiere que las parejas con problemas de fertilidad existentes pueden encontrar el cannabis como un elemento perjudicial para sus esfuerzos. Hirshfeld-Cytron certificó los resultados recientes en el Canadian Medical Association Journal sobre la ovulación tardía, entre otros temas. También señaló varios estudios en humanos y animales que sugieren que los usuarios masculinos de cannabis podrían experimentar una disminución en el conteo de espermatozoides.

El doctor Hervé Damas, fundador de Grassroots Wellness de Florida, compartió sentimientos similares: 

“La investigación ha demostrado que el consumo de cannabis puede disminuir el conteo de espermatozoides, la concentración, la funcionalidad y la forma. Todo esto conduce a una disminución en la capacidad de los espermatozoides para fertilizar”.

Si bien Hirshfeld-Cytron sugiere a las parejas que se mantengan alejadas de la marihuana, la evidencia no es tan corta y seca para ambos sexos, señaló: 

“La investigación hasta ahora ha encontrado un paralelo distinto entre el cannabis y la fertilidad masculina, mientras que el impacto del cannabis en la fertilidad femenina y el embarazo es más incierto”.

Hirshfeld-Cytron y otros médicos citaron el análisis de semen para facilitar la evaluación de los hombres, pero también discutió las dificultades de analizar a las mujeres:

“Para las mujeres, evaluar el potencial de fertilidad es más complejo y no es tan sencillo en términos de medición. La investigación hasta el momento ha encontrado un paralelo distinto entre el cannabis y la fertilidad masculina, mientras que el impacto del cannabis en la fertilidad femenina y el embarazo es más incierto”.

Damas, por su parte, afirmó que se ha demostrado que el cannabis disminuye la producción de hormonas que comienzan en el hipotálamo, afectando negativamente el potencial de fertilidad de una mujer. El resultado de esto es la disminución de la producción de algunas hormonas como aquellas que estimulan el folículo, el estrógeno y la progesterona.

Cannabis y fertilidad… Evidencia a favor

Dicho esto, algunos ven potenciales positivos en ciertos cannabinoides. L. Carlen Costa, sexóloga y psicoterapeuta de relaciones, señaló un estudio de Harvard de 2019 que encontró “concentraciones significativamente más altas de esperma” al comparar hombres que fumaban marihuana con abstemios.

Costa también mencionó el THC para los hombres y señaló que se requieren hallazgos adicionales: 

“Los estudios longitudinales son lo que demostrará la eficacia y el impacto que tiene el cannabis”.

Costa agregó que las mujeres embarazadas pueden beneficiarse del CBD. Señaló la reputación del cannabinoide como antiinflamatorio y sus propiedades analgésicas en particular: 

“El CBD ha sido especialmente elogiado por ayudar a las mujeres durante su primer trimestre con náuseas y durante el parto para ayudar a aliviar las contracciones”.

Sin embargo, el THC no es para mujeres embarazadas, Costa hizo referencia a un estudio realizado por el gobierno canadiense de 2018 que muestra que el THC podría afectar negativamente los ciclos menstruales y disminuir la implantación de óvulos.

Evidencia que desvincula al cannabis como un elemento que podría impactar la fertilidad 

Otros profesionales médicos, como el neurocientífico Michele Ross, no ve una conexión entre el cannabis y la fertilidad. Ross señaló un estudio de 2018 que encontró “poca asociación general” entre el consumo de cannabis y la concepción de un niño.

A pesar de los hallazgos, Ross se muestra cautelosa con las parejas que intentan tener un hijo, y recomendó a las parejas que intentan concebir, reducir o eliminar el tabaquismo y la inhalación de marihuana por completo, o arriesgarse a afectar las posibilidades de tener un bebé: 

“Las toxinas por inhalar cualquier tipo de humo, incluido el humo de cannabis, pueden dañar el ADN en los espermatozoides o los óvulos”.

Conclusión

Si bien encontramos evidencia contraria en cuanto a si el cannabis puede afectar la fertilidad. Como en muchos casos, hace falta más investigación al respecto. Entretanto si consumes marihuana y piensas tener un hijo, te sugerimos hablarlo con tu médico. Por otra parte, si has tenido problemas de fertilidad en el pasado y crees que la marihuana pueda ser responsable, quizás sería una opción dejar el hábito por un tiempo.

También te puede interesar:

Si te sirvió esta información, comparte tu experiencia con nosotros en redes sociales. Si prefieres permanecer anónimo, escríbenos un correo electrónico aquí. Queremos escucharte.

Colabora con nosotros. Envíanos tus artículos haciendo clic aquí.

Fuentes: hightimes, edition, weforum, theatlantic, livescience, todaysparent, fcionline, cmaj, ncbi, harvard, cpha, llink, diosaverde.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí