Investigando sobre el uso del cannabis en Medio Oriente, nos encontramos con una historia inquietante. El relato es mencionado por varios autores y aunque parece una leyenda, existen antecedentes históricos que confirman algunos elementos.

También puede interesarte:

El primer autor que hizo famoso el tema en Occidente, fue el mercader y viajero veneciano Marco Polo, quien durante uno de sus viajes por Persia (ahora Irán), describe a un anciano misterioso que vivía en las montañas y poseía un fantástico jardín lleno de delicias, entre ellas, mujeres jóvenes y hermosas hacia las que llevaba a los hombres drogados, convenciéndolos así de ser el portador de la llave del paraíso. De este modo se ganaba su obediencia y fidelidad, utilizándolos como asesinos. Además, el viejo era obedecido sin réplica por sus súbditos, quienes ejecutaban sus órdenes fuesen las que fuesen. Ningún peligro los detenía, ni siquiera la muerte más segura. A una señal de su jefe se precipitaban desde una torre, iban a apuñalar a un jefe enemigo en su propio palacio, y en medio de sus guardias.

El viejo conseguía esa obediencia por medio de una droga maravillosa, cuya receta poseía en secreto y que tenía el poder de conseguir alucinaciones deslumbrantes. Los encerraba en un jardín lleno de delicias, tras haberlos embriagado de hachís (de ahí hashshashín-comedores de hachís-asesinos). Los asesinos desconocían la existencia de la droga, el viejo les hacía creer que él tenía a su disposición el cielo de Mahoma, que se lo daría a aquel que muriese obedeciendo sus órdenes o como recompensa. Los que la tomaban, al despertar de su embriaguez, encontraban la vida real tan triste y tan descolorida que con alegría hacían el sacrificio para volver al paraíso de sus sueños.

Hassan-i Sabbah

 Hassan-i Sabbah. Imagen  Wikipedia
Hassan-i Sabbah. Imagen Wikipedia

Aunque Marco Polo era considerado por muchos como un extravagante que exageraba e incluía fantasías en sus relatos, el viejo de la montaña sí existió. Su nombre era Hassan-i Sabbah, famoso por la comunidad de asesinos que fundó y dirigió, utilizando con frecuencia el homicidio político como estrategia. La mayor parte de los datos sobre Hassan y sus seguidores proceden de sus enemigos, ya que la documentación generada por la secta fue destruida por los mongoles cuando arrasaron la fortaleza de Alamut, ubicada en lo alto de una montaña con el mismo nombre en Irán.

Dos de sus biógrafos más conocidos fueron Rashid al-Din  y Ata Malik Juvayni. En Occidente, el relato de Marco Polo no gozaba de total credibilidad porque aunque pudo haber conocido la montaña de Alamut, en la fecha de su recorrido la fortaleza llevaba varias décadas destruida; por lo tanto, era improbable que conociera al anciano.

Otro autor que hace referencia al Viejo de la montaña es el esloveno Vladimir Bartol, en su novela Alamut, escrita en 1938. El relato está basado en la leyenda, pero tiene como trasfondo un análisis de la manipulación de las conciencias en los regímenes totalitarios.

Por último, Bodelaire y Gautier, dos escritores franceses, también citan la leyenda de Hassan en sus libros. Ambos eran miembros de un club de Hachís en 1845 y hacen descripciones muy detalladas de sus experiencias con ciertos concentrados de hachís, convirtiéndose entre los autores más famosos en hablar de sustancias psicoactivas. Te hablaremos de ellos y sus trabajos en otro artículo.

¿Verdadero o falso? El viejo de la montaña sí existió y fue un reformador religioso, lideró una comunidad cuyos integrantes le seguían incondicionalmente. Mandaba asesinar y era considerado una autoridad espiritual. En cuanto a las hermosas mujeres, el hachís y ser el amo de las llaves del paraíso… Lo dejamos a tu criterio.

Si te sirvió esta información, comparte tu experiencia con nosotros en redes sociales. Si prefieres permanecer anónimo, escríbenos un correo electrónico aquí. Queremos escucharte.

Colabora con nosotros. Envíanos tus artículos haciendo clic aquí.

También te puede interesar:

Fuentes: La guía 2000, Wikipedia, Wikipedia, Wikipedia, Wikipedia, Wikipedia, Wikipedia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí