• La comunidad del cannabis desafortunadamente no es inmune a los estafadores

La gran mayoría de consumidores de cannabis recreativos hemos sido estafados alguna vez. Sobre todo los que vivimos donde la weed es aún  ilegal. Acudir a un sitio desconocido y darle dinero a dealers del mercado negro, esperando indefinidamente hasta percatarse de que todo ha sido un engaño, ha sido siempre un riesgo, además de ser truco muy viejo. Pero ahora, también las redes sociales son utilizadas con este propósito. Robo de identidad y otros modus operandi pueden dejarte un mal sabor de boca. Sobre todo si divulgas tu comunión con la ganja en fotografías públicas.

A continuación te presentamos algunos testimonios.

Ngaio Bealum, escritor, comediante y actor residente en el programa Cooking on High, de Netflix (y a quien puedes encontrar en Instagram como “@ ngaio420”), comentó a High Times en noviembre pasado que nunca ha ocultado su conexión con el cannabis en sus publicaciones de Instagram. Sin embargo, desconocía que hacerlo vulneraba su identidad ante impostores y estafadores.

También te puede interesar:

“Tengo muchas fotos mías sentado en la granja con bolsas gigantes de marihuana”, afirma.

No obstante, un amigo le envió a Bealum la captura de pantalla de un perfil de Instagram donde él y algunos de sus amigos aparecían en la foto principal. Dicha cuenta tenía 12 imágenes sacadas de la cuenta real de Bealum y en el falso perfil se ofrecía cannabis en venta ¡Con envío disponible para cualquier ubicación! Bealum explica:

“Quienquiera que fuera esa persona, publicó bajo mi imagen como si yo estuviera vendiendo hierba a través de las fronteras estatales a todo tipo de personas, algo que no hago. No vendo marihuana. Me encanta, pero no la vendo”.

Lo que le sucedió a Bealum es solo un ejemplo de cientos más. Desde celebridades como él, hasta figuras populares en la industria del cannabis, han sido objeto de robo de identidad y las estafas de bajo nivel son una ocurrencia regular, particularmente en Instagram. Las caras de los impulsores y activistas del cannabis se utilizan para facilitar tratos fraudulentos de drogas. Lo peor del asunto es que las personas afectadas ―además de los estafados―, son personajes que intentan cambiar la percepción general sobre la marihuana como planta bondadosa y trabajan a favor de un consumo libre de sangre y crímenes.

Después de conocer la cuenta de su impostor, Bealum notificó a Instagram y publicó una captura de pantalla del perfil falso, pidiéndole a sus 57 mil seguidores que también lo reportaran. Bealum cree que la presión adicional incitó a Instagram a actuar rápidamente: el perfil falso se eliminó de la plataforma en un par de horas.

“Hacemos entregas discretas dentro y fuera del estado”, decía la falsa biografía de Instagram.

Lynn Thomas, miembro de Green Gold Farms, en San Diego (@greengoldfarms), ha visto a docenas de usuarios de Instagram que pretenden ser él y ofrecen marihuana en venta. Como es de esperar, también ha escuchado a varios que han sido estafados a través de este método, pues ha recibido mensajes directos de Instagram provenientes de personas que han transferido dinero a uno de los impostores, solicitando hierba que nunca recibieron.

Thomas dice que los impostores de las redes sociales se han ideado un buen negocio: es probable que las víctimas no soliciten un reembolso de un servicio de pago o se quejen ante la policía. “Veo cómo funciona y [casi] no hay manera de que los atrapen”, comenta.

Hubo una víctima de estafa en particular que se contactó con Thomas después de enviar a un impostor 2,600 dólares por dos libras de cannabis que nunca llegó. Incluso si el estafador solo tiene éxito un par de veces al mes, es un ingreso considerable.

Al igual que Bealum, cuando Thomas se enteró de cuentas impostoras con su imagen, notificó a Instagram de inmediato. Luego compartió una publicación exponiendo al estafador solicitando a sus seguidores que corran la voz y reporten la cuenta.

El fotógrafo Jerry Krecicki (@jerrykrecicki), quien ha colaborado para High Times, es otra influencia del cannabis que ha difundido fotografías que implican weed en Instagram y otras plataformas de redes sociales. “Comencé a tomar fotos de cannabis y cultivarlo desde los 14 años”.

“Recibí un mensaje de un amigo mío, quejándose de que no podía creer que estuviera vendiendo cannabis en línea. Le pregunté de qué estaba hablando y él levantó la página. La página original usaba fotos mías y los miembros de mi familia para impulsar el consumo de cannabis legal. Así que lo informé a Instagram y lo borré”.

Con décadas en la industria, los delincuentes encuentran que su identidad es atractiva de asumir. Sucede continuamente. “Tengo un promedio de tres a cinco por semana”, afirma Krecicki. “Todos son del mismo tipo, ha sido un patrón crónico…”.

¿Y qué dice Instagram?

La red social, que también ha visto magullada su reputación, señaló a través de un portavoz que afirmar ser otra persona viola los lineamientos de la comunidad de la plataforma. Además, la compañía utiliza herramientas automatizadas para detectar cuentas falsas y más de 20 mil empleados trabajan en seguridad, el doble de personal que el año pasado. Todos los días, millones de cuentas falsas se bloquean en el registro.

El portavoz de Instagram, vía correo electrónico, explicó:

“Nos importa mucho la calidad del contenido en Instagram. Y nos tomamos muy en serio el spam, el comportamiento no auténtico y otros abusos. Cuando encontramos una actividad no auténtica, trabajamos para contrarrestarla y prevenirla, incluido el bloqueo de cuentas y la eliminación de contenido infractor a la vez. Revisamos de cerca las actividades sospechosas y nos tomamos el tiempo para entender cómo ayudar a prevenir actividades similares en el futuro”.

Medidas preventivas

El dilema ante este problema sería en parte determinar si un perfil es verdadero. Jonathan Lepow, propietario y co-fundador de Top Tree (@toptree), una agencia de publicidad digital de medios sociales, recomienda a las celebridades del cannabis completar un proceso de verificación para asegurar a sus seguidores que el perfil es legítimo.

Lepow afirma:

“En última instancia, ser verificado es una excelente manera de saber si la persona con la que estás hablando es legítimamente esa persona”, pero no todos pueden ser verificados”.

Hay requisitos que cumplir para que una cuenta alcance un estado verificado. Y la existencia de perfiles impostores podría acelerar el proceso.

“Cuando muestras a Instagram la necesidad de que verifiquen un perfil porque la gente lo está copiando, puede ser un factor motivador para verificar una cuenta”, dijo Lepow.

Pero también existen señales claras de un perfil dudoso. En el caso de Bealum, por ejemplo, la biografía de la cuenta falsa tenía faltas de ortografía, lo cual es un sacrilegio para un escritor y un indicador masivo de que algo está mal.

Adicional a verificar que un perfil no sea falso, es más que obvio que las redes sociales no deben considerarse una forma segura de comprar marihuana.

“Si estás en posición de comprar cannabis en línea, debes estar listo para ser estafado. Paypal no va a devolver dinero porque los medicamentos [o el cannabis] no fueron entregados”, explicó Lepow.

También te puede interesar:

Si te sirvió esta información, comparte tu experiencia con nosotros en redes sociales. Si prefieres permanecer anónimo, escríbenos un correo electrónico aquí. Queremos escucharte.

Colabora con nosotros. Envíanos tus artículos haciendo clic aquí.

Fuente: HighTimes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí