Un nuevo estudio sugiere que a pesar del fenómeno común de tener “ganas de comer” después de consumir marihuana, los usuarios de cannabis tienden a pesar menos y tienen menos probabilidades de ser obesos.

La encuesta, publicada por los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés), estima que más de 22 millones de personas mayores de 12 años en Estados Unidos consumen cannabis regularmente y que cada vez más adultos y adultos mayores adquieren el hábito.

La mayoría de los adultos que consumen marihuana regularmente lo hacen con fines recreativos. Casi 90 por ciento de los usuarios adultos de cannabis en Estados Unidos dicen que lo usan para fines recreativos, mientras que solo 10 por ciento restante lo usa para fines médicos.

Uno de los efectos fisiológicos de la marihuana es el aumento del apetito, o lo que se conoce popularmente como el “efecto munchies”.

Aunque puede parecer lógico que un aumento del apetito lleve a un aumento de peso, los estudios epidemiológicos existentes actuales sugieren que los consumidores de marihuana tienen menos probabilidades de ser obesos.

Entonces, un equipo de investigadores de la Universidad Estatal de Michigan (MSU) se dispuso a analizar a profundidad este asunto, investigando si las personas que regularmente consumen marihuana tienen más probabilidades de aumentar de peso.

Omayma Alshaarawy, Ph.D., profesora asistente de medicina familiar en la MSU, dirigió la nueva investigación, que aparece en el International Journal of Epidemiology.

El cannabis y el peso en sus consumidores

Alshaarawy y sus colegas examinaron datos de un estudio prospectivo denominado Encuesta Nacional de Epidemiología sobre Alcohol y Condiciones Relacionadas (Nesarc).

Nesarc incluyó a 33 mil participantes estadounidenses mayores de 18 años que completaron entrevistas asistidas por computadora sobre su consumo de cannabis e índice de masa corporal (IMC) entre 2001 y 2005.

Los investigadores aplicaron modelos lineales generales para estudiar la relación entre el IMC y el consumo de marihuana.

También te puede interesar:

Al final del período de estudio de Nesarc, 77 por ciento de los participantes nunca habían fumado cannabis; 18 por ciento había dejado de fumar; 3 por ciento acababa de comenzar, y 2 por ciento eran consumidores habituales.

Los consumidores de marihuana tienen menor índice de masa corporal (IMC)

El estudio actual encontró que, en general, los consumidores de marihuana tenían menos probabilidades de tener sobrepeso u obesidad:

“Durante un período de 3 años, todos los participantes mostraron un aumento de peso, pero curiosamente, los que consumieron marihuana tuvieron un aumento menor, en comparación con los que nunca consumieron”.

Alshaarawy reconoce que los resultados del estudio pueden parecer contradictorios, dado que la marihuana aumenta el apetito: “Nuestro estudio se basa en la creciente evidencia de que se produce este efecto contrario”.

Asimismo, se encontró menor IMC entre consumidores nuevos y habituales. Alshaarawy agrega:

“Encontramos que los usuarios, incluso los que recién comenzaron, tenían más probabilidades de tener un peso normal, más saludable y mantenerse en ese peso. […] Solo 15 por ciento de los usuarios persistentes se consideraron obesos, en comparación con 20 por ciento de los no usuarios”.

La investigadora continúa explicando que, si bien la diferencia en el IMC entre los consumidores de marihuana y los no consumidores no fue muy grande, es significativo que los investigadores encontraron esta tendencia en todo el tamaño de la muestra:

“Una diferencia promedio de 2 libras [casi un kilo] no parece ser muy grande, pero la encontramos en más de 30 mil personas con diferentes tipos de comportamiento y aún obtuvimos este resultado”.

Entonces, ¿ayuda la marihuana a perder peso?

Aunque este estudio es observacional y no puede inferir causalidad, la investigadora principal se atreve a dar algunas opiniones sobre los mecanismos que pueden explicar la asociación entre un menor IMC y el consumo de marihuana:

“Podría ser algo que sea más conductual, como que alguien se vuelva más consciente de su ingesta de alimentos, ya que se preocupa por los bocadillos después del consumo de cannabis y el aumento de peso. O podría ser el consumo del cannabis en sí mismo que puede modificar la forma en que ciertas células o receptores responden en el cuerpo y, en última instancia, pueden afectar el aumento de peso. Se necesita hacer más investigación”.

Sin embargo, hasta que sepamos más sobre los mecanismos subyacentes, Alshaarawy advierte sobre los peligros de usar marihuana para bajar de peso.

“Hay demasiados problemas de salud en torno al cannabis que superan con creces los posibles efectos positivos, aunque modestos, sobre el aumento de peso. […] La gente no debería considerarlo como una forma de mantener o incluso perder peso”.

También te puede interesar:

Si te sirvió esta información,comparte tu experiencia con nosotros en redes sociales. Si prefieres permanecer anónimo, escríbenos un correo electrónico aquí. Queremos escucharte.

Colabora con nosotros. Envíanos tus artículos haciendo clic aquí.

Fuentes: ncbi, academic, medicalnewstoday

Imágenes: cannabis consciente, eresdeportista, elnuevidoario.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí