El cannabis medicinal ayudó a casi 50 por ciento de los pacientes a dejar sus medicamentos para la ansiedad después de seis meses, según un estudio canadiense

El estudio, titulado Reducción del uso de benzodiazepinas en pacientes prescritos con cannabis medicinal, publicado en la revista Cannabis and cannabinoid research, fue realizado en la Clínica Médica Canabo, en Toronto, la cual es propiedad de Aleafia Health, una compañía de Ontario que cultiva y lleva a cabo investigaciones relacionadas con el cannabis.   

También te puede interesar:

Las benzodiazepinas son medicamentos farmacéuticos bajo prescripción para tratar convulsiones y trastornos de ansiedad. Los nombres comunes con los que se comercializan algunos de ellos son: Ativan, Klonopin, Valium y Xanax.

Chad Purcell, autor principal del estudio y estudiante de medicina, quien además tiene una licenciatura en Farmacología, explicó:

“Los resultados del estudio son alentadores, y este trabajo es concurrente con el creciente interés público en un mercado canadiense de cannabis en rápido desarrollo”.

El estudio es significativo, debido al creciente interés en el potencial de los productos de cannabis para aliviar la actual crisis de adicción a los opioides. El director médico de Aleafia Health, Michael Verbora, afirmó que los resultados del estudio eran notables, ya que casi uno de cada dos pacientes pudo dejar de tomar medicamentos contra la ansiedad después de seis meses; algunos incluso antes:

“La crisis de opiáceos se conoce desde hace tiempo, pero las personas no siempre se dan cuenta de que detrás de esa crisis, está la adicción a las benzodiacepinas y el uso excesivo de antidepresivos. Al ofrecer una alternativa más segura como el cannabis, podemos mantener a las personas alejadas de sustancias adictivas”.

Con la depresión y la ansiedad en aumento, los científicos están observando de cerca el impacto del cannabis en la regulación de la serotonina, conocida también como la “molécula feliz”. La capacidad del sistema endocannabinoide estrechamente controlado para regular la serotonina del cuerpo. ya está bien establecida, lo que sugiere que el cannabis puede ayudar a tratar la depresión y la ansiedad.

El cannabis podría aumentar los niveles de serotonina

“Muchos de los medicamentos que usamos para tratar la depresión funcionan al cambiar la cantidad de serotonina que está disponible para que el cerebro la utilice. Los cannabinoides pueden aumentar los niveles de serotonina en ciertas condiciones y reducirlos en otras”, afirma Verbora.

La serotonina es uno de los neurotransmisores o mensajeros químicos que transmiten señales entre las células del cerebro, y está involucrado en la regulación de una variedad de procesos dentro del cerebro, tales como depresión, estado de ánimo, emociones, sueño, apetito, ansiedad, memoria y percepciones. Muchos investigadores creen que un desequilibrio en los niveles de serotonina puede influir en el estado de ánimo, conduciendo a la depresión. En este contexto, Verbora afirma:

“Hay una relación interesante entre la serotonina y los cannabinoides. No sabemos exactamente cómo trabajan juntos, cuál de ellos puede regular al otro o si es un poco de ambos”.

Al referirse a un estudio, publicado en el European Journal of Medicine, en marzo de 2018, que siguió a casi 3 mil pacientes de cáncer que consumieron cannabis para una variedad de síntomas relacionados con el cáncer durante más de seis meses, Verbora se centró en el estado mental de los pacientes:

“Lo que me interesó fue que más de 80 por ciento de los pacientes en el estudio dijeron específicamente que cuando se trataba de depresión y ansiedad, informaron una mejora notable en ambos”.

Por otra parte, investigadores de la Universidad de McGill, en Montreal, y de la Universidad de Oxford, en Inglaterra, publicaron un estudio en la revista JAMA Psychiatry, el 13 de febrero de 2019, que relacionó el consumo de cannabis entre adolescentes con un mayor riesgo de depresión y suicidio (pero no de ansiedad) en edad adulta. Los resultados, basados en 11 estudios, muestran asociaciones y no vínculos causales.

La investigación clínica proporcionaría una imagen más clara

Aunque los 50 mil pacientes que Aleafia ha tratado con marihuana medicinal en los últimos cinco años, han dado su consentimiento para recopilar su información médica para estudios de observación, Verbora sostiene que se podría hacer mucho más si hubiera más investigación clínica en curso:

“Debido a los obstáculos regulatorios y al estigma persistente, todavía hay una escasez de investigaciones médicas sobre el cannabis, especialmente sobre la depresión”.

Si bien los trastornos de ansiedad son la enfermedad mental más común en Estados Unidos, la depresión no se queda atrás; a menudo se agrupan juntos. Casi la mitad de las personas diagnosticadas con depresión también son diagnosticadas con un trastorno de ansiedad.

La Organización Mundial de la Salud informó en 2017 que unos 300 millones de personas en todo el mundo están afectadas por la depresión. En Estados Unidos, se estima que 16.2 millones de adultos han experimentado depresión, así como un número creciente de adolescentes y adultos jóvenes.

Con estudios adicionales, que relacionan la demencia con ciertos antidepresivos y medicamentos contra la ansiedad, Verbora y sus colegas dicen que ha llegado el momento de encontrar alternativas:

“Por mucho que podamos alejar a los pacientes de drogas potencialmente dañinas y usar sustancias más seguras como el cannabis, diría que estamos haciendo nuestro trabajo correctamente”.

También te puede interesar:

Si te sirvió esta información, comparte tu experiencia con nosotros en redes sociales. Si prefieres permanecer anónimo, escríbenos un correo electrónico aquí. Queremos escucharte.

Colabora con nosotros. Envíanos tus artículos haciendo clic aquí.

Fuentes: jamanetwork, ejinme,

Imagenes: liebertpub, weedmaps , estrelladigital

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí