De acuerdo con un estudio realizado por investigadores de la Universidad de California, en San Francisco, la legalización de la marihuana recreativa ha contribuido a un aumento de accidentes automovilísticos, pero no ha cambiado significativamente el uso de la atención médica en general.

También te puede interesar:

En una revisión de más de 28 millones de registros hospitalarios durante los dos años anteriores y posteriores a la legalización del cannabis en Colorado, los investigadores de la UCSF descubrieron que los ingresos hospitalarios por abuso de cannabis en Colorado aumentaron después de la legalización, en comparación con otros estados. Pero teniendo en cuenta la totalidad de todos los ingresos hospitalarios y el tiempo pasado en los hospitales, no hubo un aumento apreciable después de que se legalizó el cannabis recreativo.

El estudio también encontró menos diagnósticos de dolor crónico después de la legalización, de acuerdo con un informe de la Academia Nacional de Ciencias de 2017, que concluyó que existe evidencia sustancial de que el cannabis puede reducir el dolor crónico.

“Necesitamos pensar cuidadosamente sobre los posibles efectos en la salud de mejorar sustancialmente la accesibilidad al cannabis, como se ha hecho ahora en la mayoría de los estados”, dijo Gregory Marcus, autor principal del estudio y jefe asociado de Cardiología para la investigación en la División de Cardiología de la UCSF. Además, agregó:

“Esta transición única a la legalización brinda una oportunidad extraordinaria para investigar hospitalizaciones entre millones de personas en presencia de un mejor acceso. Nuestros hallazgos demuestran varios posibles efectos nocivos que son relevantes para los médicos y los encargados de formular políticas, así como para las personas que están considerando el consumo de cannabis”.

Según la Encuesta nacional sobre consumo de drogas y salud de 2014, más de 117 millones de estadounidenses, o el 44.2 por ciento de todos los estadounidenses, han consumido cannabis en su vida, y más de 22 millones de estadounidenses informan haberlo usado en los últimos 30 días. Si bien su consumo es un delito federal como sustancia controlada, 28 estados y el Distrito de Columbia ahora lo permiten para tratar afecciones médicas. Y 11 estados han legalizado su consumo recreativo.

Para comprender los posibles cambios en el uso de la atención médica como resultado de cambios generalizados en las políticas, Marcus y sus colegas revisaron los registros de más de 28 millones de personas en Colorado, Nueva York y Oklahoma del Proyecto de Costos y Utilización de la Atención Médica 2010-2014, que incluyó 16 millones de hospitalizaciones. Posteriormente, compararon las tasas de atención médica y los diagnósticos en Colorado dos años antes y dos años después de que la marihuana recreativa fuera legalizada, en diciembre de 2012.

Los investigadores encontraron que después de la legalización, Colorado experimentó un aumento de 10 por ciento en los accidentes automovilísticos, así como un aumento de 5 por ciento en el abuso de alcohol y las sobredosis que causaron lesiones o muertes. Al mismo tiempo, el estado vio una disminución de 5 por ciento en los ingresos hospitalarios por dolor crónico, dijo Marcus.

“Ha habido una escasez de investigaciones rigurosas sobre los efectos reales en la salud del consumo de cannabis, particularmente en el nivel de salud pública. Estos datos demuestran la necesidad de advertir fuertemente contra la conducción bajo la influencia de cualquier sustancia que altere la mente, como el cannabis, y pueden sugerir que los esfuerzos para combatir la adicción y el abuso de otras drogas recreativas se vuelven aún más importantes una vez que se ha legalizado el cannabis”.

Los hallazgos del estudio pueden ser beneficiosos para guiar las decisiones futuras con respecto a la política de cannabis, dijeron los investigadores:

“Si bien es conveniente y con frecuencia más convincente concluir de manera simplista que una política pública en particular es ‘buena’ o ‘mala’, una evaluación honesta de los efectos reales es mucho más compleja. Es muy probable que esos efectos sean variables, dependiendo de las necesidades, propensiones y circunstancias idiosincráticas de cada individuo. Usar los ingresos del cannabis recreativo para apoyar este tipo de investigación probablemente sería una buena inversión, tanto financiera como para la salud pública en general”.

Los investigadores no pudieron explicar por qué la utilización general de la atención médica permaneció esencialmente neutral, pero dijeron que los efectos dañinos simplemente se pudieron haber diluido entre el número mucho mayor de hospitalizaciones totales. Dijeron que también podría ser que algunos efectos beneficiosos, ya sea a nivel individual o social, contrarresten los aspectos negativos.

También te puede interesar:

Si te sirvió esta información, comparte tu experiencia con nosotros en redes sociales. Si prefieres permanecer anónimo, escríbenos un correo electrónico aquí. Queremos escucharte.

Colabora con nosotros. Envíanos tus artículos haciendo clic aquí.

Fuentes: diosaverde, sciencedaily.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí