Algo muy interesante al cultivar, son las hojas de marihuana, pues a través de ellas puedes reconocer la salud actual de tus plantas.

Los problemas subyacentes de la planta de marihuana a menudo aparecen representados de manera muy obvia: las hojas amarillas en una planta de cannabis pueden indicar una deficiencia de nutrientes, por ejemplo. O bien, puede ser un síntoma de baja humedad.

Afortunadamente, todos estos problemas se pueden solucionar (siempre y cuando los detectes a su debido tiempo). Si bien la marihuana no es tan fácil de cultivar como el cáñamo industrial, tampoco es tan exigente como otras plantas. Para ayudarte a deducir exactamente qué necesita tu planta, puedes revisar las hojas de marihuana e identificar problemas desde el principio y, con suerte, solucionarlos para disfrutar de una gran cosecha.

Las estructuras de hojas y tallos de marihuana se ven flácidas o marchitas

Las hojas caídas generalmente se relacionan con no darle a la planta de cannabis la cantidad correcta de agua. En este caso, todo lo que tienes que hacer para verificar la humedad del suelo es meter el dedo aproximadamente a una pulgada de profundidad. Si el suelo se siente ligero, aireado y tan seco como la arena del desierto, entonces no le has estado dando suficiente agua a la planta.

Idealmente, regarás la planta cada 2 o 3 días. Si el suelo se seca mucho más consistentemente que eso, debes usar un suelo más rico que absorba más agua. También podrías estar usando una maceta demasiado pequeña, lo que hace que las raíces beban toda el agua disponible más rápido de lo habitual.

Por otra parte, si tocas el suelo con el dedo y sientes que está húmedo, es posible que haya un exceso de riego, lo cual es un problema grave que debe abordarse de inmediato. De no hacerlo, podrías privar a tu planta de oxígeno y causar pudrición de la raíz. Tu primer paso, entonces, será comprometerte a no regar la planta durante al menos dos días. Además, deberás verificar los niveles actuales de agua del suelo. Para ello, asegúrate de que el fondo de la maceta tenga un drenaje amplio. Si tiene muy poco drenaje, considera perforar más agujeros en la maceta. 

Si quieres más información sobre cómo regar tus plantas, te sugerimos leer nuestra guía.

También te puede interesar

Hojas de marihuana amarillas o con otra decoloración

Las hojas de marihuana amarillas pueden indicar una amplia gama de problemas, la mayoría de ellos relacionados con la nutrición. Si este es el caso, antes que nada, deberás descartar problemas de exceso de riego (como se describió anteriormente). Cualquiera de estos problemas puede provocar la muerte de la planta, lo que causa hojas amarillas y hojas caídas, especialmente si la planta ha contraído la pudrición de la raíz.

Si no crees que el problema esté relacionado con el agua, aquí hay algunos otros síntomas y lo que pueden indicar:

  • Puntas amarillas o marrones: quema de nutrientes, que proviene de dar a la planta demasiados nutrientes o nutrientes en una concentración demasiado alta.
  • Las hojas internas superiores se vuelven amarillas y blancas: deficiencia de hierro.
  • Las hojas inferiores del crecimiento más antiguo se vuelven amarillas entre las venas: deficiencia de magnesio.
  • Hojas que se vuelven amarillas entre las venas con manchas marrones: deficiencia de manganeso.
  • Hojas inferiores amarillentas y caídas: deficiencia de nitrógeno.
  • Aparecen manchas amarillas y oscuras en las hojas que se caen: deficiencia de fósforo.    
  • Amarillo a lo largo de las venas más pequeñas con bordes marrones o amarillos: deficiencia de potasio.
  • Hojas inferiores que se vuelven amarillas en la base, extendiéndose a las puntas: Deficiencia de azufre.
  • Las hojas superiores se tornan de color amarillo verdoso: deficiencia de zinc.
  • Hojas superiores oscuras con puntas y bordes que se vuelven amarillos: deficiencia de cobre.
  • Tallos amarillentos que se sienten huecos, manchas marrones: deficiencia de calcio.
  • El crecimiento más reciente es espeso y de aspecto inusual, con manchas amarillas y marrones: deficiencia de boro.

Debido a que muchos de estos síntomas parecen similares en las hojas de marihuana, sería conveniente mantener un registro de la ingesta nutricional de tu planta. También puedes experimentar complementando solo una planta que presente estos problemas con un nutriente. Mientras, deja una planta de control sola para ver si el problema desaparece.

La nutrición equilibrada es clave para obtener los cannabinoides y el perfil de terpenos que deseas obtener en tu producto final. También considera que la decoloración de las hojas de marihuana puede provenir de plantas que se queman por las luces o la luz solar.

Hojas de marihuana rizadas

Si las hojas se curvan hacia abajo, puede ser el resultado de falta de agua. En contraste, si de curvan hacia arriba, puede ser a causa de estrés por calor. Las hojas de marihuana que están enrolladas lejos de la planta pueden indicar quemaduras de viento, generalmente como resultado de estar demasiado cerca de un ventilador cercano.

Otra condición que puede causar un tipo particular de rizado es la llamada “toxicidad por nitrógeno”. Esto ocurre cuando hay demasiado nitrógeno presente en la planta o el suelo. Si ese es el caso, verás coloraciones de hojas de marihuana verde oscuro con las puntas de las hojas rizadas agresivamente hacia abajo.

Síntomas de baja humedad del cannabis

Además del suelo regado, las plantas de cannabis prefieren un ambiente ligeramente húmedo. Esta humedad permite que la planta absorba agua a través de los estomas (agujeros microscópicos que se encuentran debajo de la hoja de marihuana).

Para plantas jóvenes, la humedad relativa ideal es de 70 por ciento. Este nivel asegura que la planta pueda absorber mucha agua sin tener que depender de su sistema de raíces. Además, si la humedad es demasiado baja, la planta puede cerrar sus estomas y hacer que el crecimiento se ralentice. El crecimiento extremadamente lento de las plantas es uno de los síntomas más comunes de baja humedad del cannabis.

Por otro lado, si la humedad se deja demasiado alta, la planta absorberá menos agua a través de sus raíces, lo que conduce a menos nutrientes en la planta. Después del crecimiento acelerado de la planta joven, reduce la humedad relativa en la habitación un 5 por ciento cada semana a alrededor de 40 por ciento para que una planta madura se prepare para brotar.

Picaduras de insectos y otros problemas en las hojas de marihuana 

Tu planta puede experimentar una serie de otros problemas, incluidos insectos, moho y virus.

Los insectos dejan signos reveladores en las hojas de cannabis y en el suelo. Es posible que veas pequeñas picaduras en tu planta o “burbujas” inusuales en todas las hojas. Las hojas también pueden curvarse y volverse brillantes o cerosas, lo que indica que los pulgones o los ácaros pueden estar secando las hojas.Si tienes problemas con tu planta de cannabis que no pueden diagnosticarse con ninguno de los consejos anteriores, busca signos de infestación fúngica en tu planta o en su suelo. Verifica los niveles de agua, el pH del suelo, ajusta la temperatura y humedad, y permanece atento a cualquier otro síntoma emergente.

También te puede interesar

Referencias: theweedblog, beaverbud, lms.santillanacompartir

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí