En un futuro próximo podría ser un poco más barato cultivar y comprar marihuana legal en California.

Los legisladores de California anunciaron un proyecto de ley que reduciría o eliminaría temporalmente dos impuestos al cannabis en un esfuerzo por ayudar a impulsar una nueva industria legal que, según dicen, enfrenta serios problemas para competir con los operadores del mercado negro.

El proyecto de ley reduciría el impuesto al consumo de cannabis del estado de 15 a 11 por ciento y eliminaría un impuesto al cultivo que los agricultores pagan durante tres años.

“Esos buenos negocios, esos buenos actores, no pueden competir con el producto del mercado negro si no pueden ser competitivos en precio y costo”, afirmó el asambleísta Rob Bonta, demócrata de Alameda y uno de los patrocinadores del proyecto de Ley 286 de la Asamblea.

De acuerdo con un informe de la corporación financiera Fitch Ratings, las personas que compran cannabis en tiendas con licencia en California enfrentan impuestos que equivalen a 45 por ciento del costo de su compra. Además del impuesto al consumo y cultivo, algunos gobiernos locales también tienen sus propios impuestos para gravar la marihuana.

También te puede interesar:

El asambleísta Tom Lackey, también apoya el proyecto de ley. Señaló que los ingresos estatales por impuestos al cannabis fueron aproximadamente 100 mdd menores de lo que la oficina del gobernador Jerry Brown proyectó el año pasado. El estado recaudó 84 mdd en ingresos para el año fiscal 2017-18 y proyecta recibir 355 mdd en 2018-19 y 514 mdd en 2019-20.

Para ejemplificar cómo el impuesto especial puede aumentar significativamente el precio de venta de un producto de cannabis, veamos el siguiente caso: cuando un minorista legal vende una onza de cannabis de alta calidad por 256.63 dólares, el precio promedio en California, de acuerdo con el sitio web generado por los datos del usuario de Price of Weed, se deben agregar más de 38 dólares a la factura final y así cubrir el impuesto.

A pesar de la legalización, el mercado negro todavía prospera en el Estado Dorado. Entre enero y noviembre de 2018, la California Highway Patrol (CHP) incautó casi ocho toneladas de cannabis; casi el doble que en 2017 y también fue la mayor cantidad incautada en un año, desde 2014. Lackey explicó:

“En este momento, el mercado ilícito está dominando la industria del cannabis. Estos son malos actores. Estas son personas que evaden impuestos y hacen que nuestras comunidades sean menos seguras”.

Bonta formó parte de un grupo de legisladores para presentar un proyecto de ley similar en la última Sesión Legislativa. Sin embargo ese proyecto de ley murió en el Comité de Asignaciones de la Asamblea.

La tesorera del estado, Fiona Ma, otra copatrocinadora del proyecto de ley, manifestó que su oficina ha escuchado a miembros de la industria del cannabis afirmar que un impuesto especial de15 por ciento es demasiado alto:

“No cobramos impuestos a las empresas de nueva creación [en otras industrias] cuando comienzan. Necesitamos hacerlo mejor. Esto va desde una industria de 6 mil millones a 20 mil millones aquí en California”.

También te puede interesar:

Si te sirvió esta información, comparte tu experiencia con nosotros en redes sociales. Si prefieres permanecer anónimo, escríbenos un correo electrónico aquí. Queremos escucharte.

Colabora con nosotros. Envíanos tus artículos haciendo clic aquí.

Fuentes:sacbee

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí