1.- El cannabis está generando empleo

Incluso desde antes de la legalización del cannabis recreativo en Canadá, Radio Canadá Internacional publicó que las empresas canadienses del sector de la marihuana multiplicaban sus ofertas laborales.

Así como la industria de la marihuana crece en aquel país, también se requiere mayor mano de obra. Incluso ya existe una agencia dedicada a contrataciones en este sector: Cannabis at Work. Alison McMahon, quien dirige la compañía, recluta personas en todo Canadá para diferentes cargos: siembra, producción, ventas y mercadeo.

2.- Podrías ganar dinero fumando weed

Esto podría ser posible, aunque quizás debas esperar a que alguien desocupe alguna vacante y tener suerte, pues apenas en el mes de septiembre AHLOT, la empresa de marketing de Toronto, recibió más de 500 solicitudes para cubrir su plantilla laboral. Como podrás imaginar, tal lluvia de solicitudes les cayó encima apenas anunciaron que requerían catadores de marihuana. El trabajo es exclusivo para mayores de edad y ofrecía 50 dólares canadienses por hora, más gastos.

Los “nuevos empleados del cannabis” también debían escribir publicaciones en redes sociales, aparecer en videos promocionales de la compañía y asistir a eventos corporativos.

También te puede interesar:


3.- Establecer un negocio

En Canadá ya existe incluso un organismo encargado de acordar encuentros entre emprendedores que desean orientarse al cannabis. Su nombre es ArcView Group, una empresa parecida a la estadounidense Y Combinator, aceleradora de emprendedores o startups, centrada en poner en contacto proyectos y personas alrededor de la marihuana. De hecho, Justin Kan, miembro de Y Combinator, dio una conferencia indicando que el cannabis “es el sueño de cualquier inversor. Hay una oportunidad increíble de tener la ventaja de los que primero montan algo”.

4.- La oportunidad de conocer a fondo una cultura diferente y disfrutar hermosos paisajes en un ambiente de cannabis legal

A diferencia de un simple viaje de ida y vuelta a Canadá. Si emigras y lo vuelves tu hogar, podrás visitar muchas provincias, decoradas con hermosos paisajes montañosos. Tótems, parques nacionales… ¿Qué tal un porro en las cataratas del Niágara? También podrías conocer la cultura y hasta aprender francés como segunda o tercera lengua.

5.- Estudiar y contribuir a la investigación del cannabis

En Canadá el cannabis no es una sustancia prohibida a nivel federal, a diferencia de Estados Unidos. Esta restricción ha bloqueado un poco la investigación del cannabis. Por lo tanto, si planeas estudiar, las universidades de Canadá son una excelente oportunidad para participar en sus proyectos de Investigación y Desarrollo. Por lo pronto, existen dos laboratorios en la Universidad de Toronto donde 21 especialistas analizan las cualidades medicinales del cannabis. Dichos investigadores trabajan para la firma de biotecnología Avicanna. Con toda seguridad habrá gran campo de investigación, al igual que desde hace algunos años lo hay en Israel.

6.- Podrás Cultivar

No en todos los estados de la Unión Americana puedes cultivar marihuana. De hecho, 80 por ciento del cannabis que se consume en aquel país proviene de los condados de Humboldt, Trinity y Mendocino, localizados en el norte de California. En cambio, en Canadá, cuatro plantas por casa es la cuota permitida; ya sea que la utilices con fines medicinales o recreativos. Con cuatro plantas por cosecha, bien podrías volverte un experto en cultivar. Mientras no se te ocurra vender lo que cultivas, no tendrás problemas y serás muy feliz. Pero cuidado. Si verdaderamente deseas cultivar marihuana en tu nuevo hogar canadiense, antes de hacer maletas y comprar tu boleto de avión, asegúrate de no llegar a las provincias de Quebec o Manitoba, pues ahí el cultivo aún está prohibido.

7.- Comprar sin peligros

Viviendo en Canadá, podrás adquirir cannabis en las tiendas particulares de las diferentes provincias o hasta online, sin tener que recurrir al mercado negro. Lo que sí debes asegurar es que tu compra sea la suficiente, pues como el consumo y la demanda de cannabis se ha incrementado desde la legalización, a veces hay escasez de weed.

8.- Fumar casi donde sea

Los sitios aptos para fumar varían mucho de una provincia a otra. En algunas, a los consumidores solo se les permite fumar en sus hogares. Otros, como Quebec, lo prohibirán solo donde los cigarrillos ya estén prohibidos (bares y restaurantes, escuelas, parques infantiles, hospitales).

9.- Contribuyes al desarrollo social

Considera que cada gramo de cannabis que compres (o vendas legalmente en Canadá), tendrá un precio ―dependiendo la provincia―, entre 6 ó 10 dólares canadienses o menos. De allí, 10 por ciento (un dólar) será gravado y repartido entre el gobierno federal y las provincias, quienes pretenden emplearlo en mejoras.

10.- Aportas a que el mercado negro, que opera mundialmente, desaparezca

El ministro canadiense de Finanzas, Bill Morneau, calculó que la captación de impuestos por cannabis podría llegar a 400 mdd canadienses, buscando mantener bajos precios y así acabar con el mercado negro de la droga.

¿Así o más atractivo?

También te puede interesar:

Si te sirvió esta información, comparte tu experiencia con nosotros en redes sociales. Si prefieres permanecer anónimo, escríbenos un correo electrónico aquí. Queremos escucharte.

Colabora con nosotros. Envíanos tus artículos haciendo clic aquí.

Fuentes: Sipse, Portafolio, El Universal, Radio Canadá Internacional.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí