De acuerdo con representantes empresariales del sector cannabis, el documento presentado por la Secretaría de Economía a la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios (Cofepris), donde se anuncian fracciones arancelarias que prohíben la importación de cannabis a México, únicamente ha contribuido a sembrar miedo en la población y pacientes potenciales de marihuana medicinal.

El documento expone una tabla con ocho restricciones para importar “cannabis índica”, lo cual carece de fundamento considerando que los productos que serán próximamente comercializados provienen de cáñamo (hemp) o cannabis sativa; además que entre los 57 productos que la Cofepris ha liberado para su venta en México a través de siete empresas, en ninguno se requiere la importación de la hierba como tal.  

También te puede interesar:

Raúl Elizalde, presidente de Hemp Meds México y activista a favor del cannabidiol (CBD, componente no psicoactivo de la marihuana) afirmó que existe confusión provocada por las fracciones arancelarias señaladas por la SE.  

Señaló que las fracciones arancelarias mencionadas no aplican a sus productos ya que hablan específicamente de cannabis índica, siendo que nuestros productos provienen de cáñamo o cannabis Sativa.

“La correcta clasificación arancelaria de los productos a los cuales se le otorgaron permisos depende del producto final, como por ejemplo medicamentos, suplementos alimenticios, alimentos o cosméticos, los cuales en su mayoría necesitan autorización de la Secretaría de Salud para su importación”, comentó Elizalde.

Por supuesto, el documento emitido por la SE no obstaculiza las licencias otorgadas por la Cofepris; sin embargo, los empresarios pretenden continuar con sus proyecciones e impulsar el mercado mexicano “virgen”.

La variante de cannabis índica, como su nombre lo dice, es una  especie que proviene originalmente de las islas montañosas de Hindú Kush. Su principal característica es que posee efectos psicoactivos, dada sus concentraciones de THC (trahidrocannabinol), aunque también cuenta con adecuados contenidos de CBD, por lo que puede emplearse como auxiliar en los tratamientos de algunas enfermedades. En el caso de México, Cofepris autoriza la comercialización de productos o derivados de cannabis cuando no excedan el 1 por ciento de TCH.

En contraste, el cannabis sativa es conocido desde hace siglos como cáñamo o hemp por su uso industrial, y proviene de las cordilleras del Himalaya. Carece de THC, pero también contiene CBD ―en menores cantidades.

Como medida de defensa a las restricciones mencionadas por la SE, las empresas Hempmeds, Farmacias Magistrales, Endonatura, CBD Life, Be Hemp y Dr. Brooners, formarán la Asociación de la Industria del Cannabis en México, cuyo objetivo será desarrollar el sector, a fin de que aporte importantes ingresos económicos al país, y, claramente, promover el acceso de sus productos.

Los empresarios anunciaron que también buscarán llegar a ser una Cámara de la Industria del Cannabis en el futuro. 

Jorge Treviño, director general de Be Hemp, indica que México tiene un potencial enorme para incursionar en el mercado mundial de cannabis, pues es el segundo productor de marihuana a nivel mundial, seguido de Marruecos, según datos de la ONU.

También te puede interesar:

Si te sirvió esta información, comparte tu experiencia con nosotros en redes sociales. Si prefieres permanecer anónimo, escríbenos un correo electrónico aquí. Queremos escucharte.

Colabora con nosotros. Envíanos tus artículos haciendo clic aquí.

Fuentes: google, economiahoy.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí